- Hombro y codo -
(C100068)

Luxación posterior de codo irreductible. A propósito de un caso

diana crego vita
J. M. Tabernero Fernández, L. Mediavilla Santos, R. F. Vethencourt Koiffman

COT
HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO GREGORIO MARAÑÓN. Madrid (MADRID)

Supervisión

R. Laguna Aranda

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Mujer de 77 años de edad que fue remitida de urgencia desde otro centro hospitalario con el diagnóstico de luxación de codo izquierdo irreducible.

Entre sus antecedentes personales destacan alergia a ácido acetilsalicílico, hipotiroidismo, asma, obesidad y osteoporosis. Sigue tratamiento habitual con levotiroxina sódica, tiotropio bromuro y almagato.

Refería haber sufrido una caída casual sobre el miembro superior izquiero en extensión y pronación, con dolor e impotencia funcional en el mismo. No presentaba otra sintomatología.

Examen Físico

A la exploración, la paciente se muestra tranquila, consciente y orientada. Portaba una férula posterior braquioantebraquial que había sido aplicada en otro centro para realizar el traslado. Tras retirar la inmovilización, observamos una gran equimosis y tumefacción en la cara medial del codo con evidente deformidad y dolor intenso a la flexoextensión con pronosupinación bloqueada. El codo era inestable al forzar el valgo. El estado vasculonervioso distal era bueno.

Pruebas Complementarias

· Rx simple anteroposterior y lateral de codo.

· Analitica con bioquímica básica, coagulación y hemograma completo.

· Estudio preoperatorio con ECG y Rx de tórax.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de luxación posterior del codo izquierdo con fractura de cabeza radial desplazada.

Tratamiento

Se intentó la reducción cerrada bajo sedación, pero resultó infructuosa., por lo que se indicó la reducción abierta. Al llevarla a cabo se encontró la cabeza radial incarcerada (fig. 1), así como el complejo ligamentoso medial y lateral desgarrado en su totalidad. Por este motivo se procedió a lo siguiente:

· Extracción de la cabeza radial.

· Reducción abierta de la articulación del codo.

· Protetización de la cabeza radial.

· Reconstrucción de los complejos ligamentosos externo e interno.

· Estabilización con fijador externo dinámico del codo, que se deja estático. 

Evolución

La evolución posquirúrgica fue satisfactoria, y la paciente fue dada de alta hospitalaria a las 72 h de la cirugía.

A las 3 semanas se dinamizó el fijador externo del codo y se cursó interconsulta al Servicio de Rehabilitación, en el que la paciente empezó tratamiento (fig. 2).

A las 6 semanas de la cirugía se comprobaron la extensión (-40º) y la flexión (95º), así como el arco de pronosupinación (30º). Se retiró el fijador externo y se objetivó la estabilidad en varo y valgo. Se mantuvo tratamiento rehabilitador.

A las 12 semanas la paciente consiguió una extensión de -30º y flexión de 105º con pronosupinación de 100º. En ese momento, la movilidad activa no era dolorosa y la paciente era independiente para las actividades básicas de la vida diaria. Sólo se veía limitada para cargar pesos.

En la revisión efecutada a los 6 meses de la intervención, la paciente mantenía el mismo arco de movilidad, y refería estar satisfecha con los resultados conseguidos.

Al cabo de 1 año, no se han producido cambios clínicos. La Rx de control es satisfactoria, sin que muestre signos de complicación de la prótesis de la cabeza radial ni calcificaciones heterotópicas.

Discusión

El codo es la articulación que más frecuentemente se luxa en los adultos después del hombro1.

Nuestro conocimiento de los principios biomecánicos ha aumentado y con ello ha mejorado el tratamiento de estos pacientes2.

Las actividades básicas de la vida diaria requieren de la movilidad del codo, tanto en flexión como en extensión, por lo que el tratamiento atento de estas lesiones es de máxima importancia3.

El progreso de las técnicas de imagen ha hecho que los planes quirúrgicos sean más precisos y una amplia variedad de implantes facilitan la reconstrucción. No obstante, se debe tener un conocimiento preciso de la anatomía del codo, así como de los mecanismos biomecánicos implicados en la lesión.

La respuesta individual a las luxaciones de codo es muy variada; algunos pacientes desarrollan rápidamente rigideces y calcificaciones, mientras que otros presentan inestabilidades recurrentes4. No obstante, los resultados tras luxaciones posteriores de codo según la literatura médica, en general, son buenos, con recuperación de la capacidad para las actividades laborales en el  95% de los casos y pérdida de unos 15º de arco de movilidad en flexoextensión3.

En nuestro caso, la paciente presentó una pérdida de movilidad del codo en extensión de 30º y en flexión de 60º; es posible que los resultados obtenidos se deban a la complejidad de la lesión, así como a su edad y enfermedad concomitante. Sin embargo, insistimos en la satisfacción de la paciente y en su aceptable recuperación funcional.

Bibliografía

1. Morrey BF, editor. Luxaciones del codo. En: Traumatología del codo. 4.ª ed. Madrid: Marbán; 2004. p. 409-19.

2. Abe M, Ishizu T, Morikawa J. Posterolateral rotatory instability of the elbow after posttraumatic cubitus varus. J Shoulder Elbow Surg. 1997; 6: 405.

3. Mezera K, Hotchkiss R. Fracturas y luxaciones del codo. En: Heckman J, editor. Rockwood & Green. Fracturas en el adulto. Madrid: Marbán; 2006. p. 911-33.

4. O´Driscoll SW, Linscheid RL, Bell DF. Posterolateral rotatory instability of the elbow. J Bone Joint Surgery. 1993; 73A: 440-6.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100068i_Figura 1.png Fig. 1. Luxación posterior de codo con fractura de cabeza radial incarcerada
C100068i_Figura 2.png Fig. 2. Resultado a las 3 semanas de la cirugía.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4