- Tumores -
(C100066)

Osteoma osteoide tibial tratado mediante radioablación guiado por TC

GUSTAVO GUTIÉRREZ CASTANEDO
Mora Fernández, Hernández Fernández, Natera Rodríguez

Cirugía Ortopédica y Traumatología
COMPLEJO ASISTENCIAL DE BURGOS. Burgos (BURGOS)

Supervisión

de Propios Sáez

Licenciado Especialista en Cirugía ortopédica y Traumatología.

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 19 años de edad que consulta por dolor en la pierna derecha de 3 meses de evolución, de características poco definidas, que empeora tras la práctica deportiva y el reposo nocturno. Como antecedentes personales, el paciente es estudiante y deportista; principalmente practica fútbol. No existe ningún antecedente médico de interés.

Examen Físico

- Constitución atlética; índice de masa corporal 22,8.

- Sin signos inflamatorios, hematomas, heridas, ni tumoraciones a lo largo de toda la extremidad inferior derecha.

- Exploración y balance articular de cadera, rodilla y tobillo completos, de forma activa, pasiva y contrarresistencia; sin dismetrías ni trastornos de la marcha.

- Sin signos de inestabilidad, bostezos, cajones ni maniobras meniscales de la rodilla derecha; movilidad patelar normal, sin presencia de derrame.

- Examen neurovascular: normal.

Pruebas Complementarias

- Analítica completo: normal.

- Serologías: sólo se objetivan datos de Inmunidad adquirida vacunal para hepatitis B.

- Rx: tumoración en el tercio medio distal de la tibia derecha, que corresponde a una insuflación de la cortical externa, de consistencia uniforme, sin datos de malignidad.

- RM: reacción perióstica externa de unos 7 cm de longitud, con edema óseo y de partes blandas asociado, con presencia de lesión cortical de 9 x 4 mm de diámetro (fig. 1).

Diagnóstico

Con la clínica y las pruebas realizadas, la primera opción diagnóstica es un osteoma osteoide cortical, correspondiendo la lesión al nidus osteoide rodeado por una importante reacción esclerótica perióstica.

Tratamiento

Bajo sedación, anestesia local y condiciones de esterilidad, se procede a la localización del nidus osteoide mediante una aguja de Kirschner guiada con TC. Posteriormente, se procede a la trocarización de un túnel óseo, a través del cual se introduce un terminal de radiofrecuencia, con el cual se procede a la ablación percutánea de todo el nidus (fig. 2), comprobando mediante TC de control su escisión completa.

Evolución

A las 24 h del procedimiento, el paciente recibe el alta hospitalaria, ya que presenta un buen control clínico del dolor, sin signos infecciosos de la herida quirúrgica.

Desde el primer mes postintervención, el paciente refiere encontrarse asintomático, sin presentar ningún signo ni síntomas de complicación hasta el primer año postoperatorio, cuando el paciente es dado de alta definitiva.

Discusión

El osteoma osteoide, descrito por Jaffé en 1935, representa el 11% de los tumores óseos benignos. Se presenta en adultos jóvenes y más frecuentemente en varones.

Su localización principal es la diáfisis de huesos largos, aunque pueden aparecer en cualquier localización como vértebras lumbares.

Clinicamente, aparece un dolor bien localizado, mantenido, de predominio nocturno que interrumpe el sueño. Responde parcialmente a aspirina e Inhibidores de prostaglandinas, y al ejercicio.

La Rx convencional muestra el nidus como una lesión radiotransparente, redondeada u oval, menor de 1 cm, rodeada por hueso escleroso reactivo grande y denso. La RM ayuda a descartar otras lesiones. La TC es el estudio definitivo, al determinar su localización y extensión. La gammagrafía muestra el signo característico de “densidad doble”. De este modo, cuando la clínica y la Rx convencional no son diagnósticas, la TC confirmará el nidus. En caso negativo, se realizará una gammagrafía, la cual, si es negativa, descartará el diagnóstico.

El diagnóstico diferencial debe plantearse con patologías como osteomielitis esclerosante, un absceso de Brodie, una fractura de estrés, un islote óseo, un osteoblastoma o con un osteosarcoma.

Anatomopatológicamente, se define un tumor osteoblástico benigno, donde el nidus está compuesto por tejido osteoide inmaduro mineralizado, y la esclerosis circundante, por hueso denso en diferentes estadios de maduración.

Respecto a su tratamiento, puede resolverse espontáneamente con el tiempo, pero, por lo general, la condición necesaria y suficiente para su curación es su exéresis completa junto a varios milímetros de hueso reactivo, clasicamente mediante escoplo o sierra oscilante, ya que, en caso contrario, la recidiva es la norma.

Existe la posibilidad de localizar el tumor usando tetraciclina, consiguiendo una fluorescencia dorada del nidus, o bien localizarlo mediante la inserción de un alambre guiado por TC hasta el centro del nidus.

Otro método, utilizando de igual modo la TC como guía, es el fresado de la zona reactiva ósea hasta acceder al nidus, el cual se extrae mediante un legrado, obteniendo muestras para estudio histológico.

Otro tipo es la coagulación percutánea mediante radiofrecuencia guiada por TC, donde se introduce un electrodo de radiofrecuencia conectado a un generador durante 6-8 min calibrado a una temperatura de 90 ºC. Las ventajas de esta técnica son la localización exacta del nidus, una corta hospitalización y el no precisar la síntesis o el injerto óseo del defecto provocado.

Por el contrario, presenta una serie de inconvenintes, como el no obtener muestras para estudio histológico y el no poder realizarla en casos de osteomas vertebrales, ya que el electrodo se colocará a una distancia mínima de 1 cm de separación de nervios principales.

Con ello, la ablación percutánea del osteoma osteoide es considerada la técnica de elección de los osteomas osteoides de extremidades y pelvis.

Bibliografía

1. Bonnevialle P, Railhac JJ. Osteoma Osteoide y Osteoblastoma. Encycl Med Chir. 2009; E-14: 167.

2. Greenspan A, Remagen W. Tumores de huesos y articulaciones. Tumores Osteobásticos. 2: 25-122.

3. Murcia A, Ramos L, García-Díaz R. Tumores e Infecciones osteoarticulares. Tumores Óseos Formadores de Hueso. 2010; 2: 10-6.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100066i_Fig. 1.png Fig. 1. A. (Izquierda) Rx convencional muestra una tumoración tibial, con insuflación de la cortical externa, de consistencia uniforme y sin datos de malignidad. B (Derecha) La RM muestra una reacción perióstica externa, con edema óseo y de partes blandas asociado.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: