- Tumores -
(C100063)

Gonalgia en paciente joven sin traumatismo previo

ISABEL MARTÍN FLOR
M. Enguix Gadea, E. Benavídez, N. Avárguez Perles

CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA
HOSPITAL DE LA MARINA BAIXA. Villajoyosa/Vila Joiosa (la) (ALICANTE)

Supervisión

F. Martínez López

Tutor de Residentes

Historia clínica

Anamnesis

Mujer de 41 años de edad, sin antecedentes patológicos, que consultó por presentar gonalgia derecha de 1 mes de evolución. Su trabajo era sedentario y no practicaba deporte. No refería ningún traumatismo previo y el dolor era de tipo mecánico, aunque no cedía con tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos.

Examen Físico

La paciente presentaba un buen estado general. Se observó un genu varo bilateral, y la exploración de la rodilla derecha mostró unos fondos de saco libres, así como una zona inflamatoria y dolorosa a la presión a nivel anteromedial. La movilidad estaba conservada, las maniobras meniscales eran positivas para el menisco medial y no existía laxitud ligamentosa.

Pruebas Complementarias

• Rx (fig. 1A): lesión osteolítica a nivel epifisometafisario proximal de la tibia derecha con posible afectación de la cortical.

• RM: tumoración sólida de 58 x 34 x 50 mm, bien delimitada y de contorno irregular, que ocupa la epífisis y la metáfisis proximal, y llega a hacerse subcondral y a contactar con la cortical; es compatible con tumor de células gigantes (TCG) (fig. 1B).

• Serie ósea metastásica: descarta la presencia de una lesión ósea en otra localización.

• Analítica general: normal.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de TCG, grado II de Campanacci.

Tratamiento

Ante el diagnóstico de TCG en el tercio proximal de la tibia, se procedió a realizar un curetaje extenso, la cauterización con fenol y el relleno con cemento.

El estudio anatomopatológico de la pieza extirpada confirmó el diagnóstico de TCG con infiltración a cortical ósea. Las imágenes mostraron una lesión osteolítica con límites precisos pero no marcados, donde la cortical era sustituida por una fina capa de hueso reactivo, sin llegar a destruirla.

Evolución

La paciente cursó con un postoperatorio sin complicaciones. Se realizaron una movilización precoz y la descarga durante 2 meses, y a partir de entonces inició apoyo progresivo. Se llevaron a cabo revisiones periódicas cada 6 meses los primeros 2 años y anuales a partir del tercero; se ha observado una buena evolución clínica, sin recidiva a los 7 años de la intervención (fig. 2).

Discusión

El TCG es un tumor óseo intramedular. Representa el 5% de las neoplasias óseas. Se presenta con más frecuencia en mujeres, en un grupo de edad, entre los 20 y los 40 años. Se localiza en la epífisis de huesos largos, sobre todo en el fémur distal y en la tibia proximal1. Es considerado un tumor benigno, pero tiene una cierta tendencia a la recidiva. Raramente produce metástasis pulmonares. Puede malignizar en menos del 1% de los casos.

Clínicamente, se manifiesta por dolor e inflamación. Los hallazgos radiológicos, la localización y la clínica nos sugieren el diagnóstico del tumor, que se confirma mediante una biopsia. La estadificación de los TCG no está basada en la histología sino en las características clínicas y de imagen. Campanacci describió tres estadios, de menos a más agresivo, tanto clínica como radiológicamente. El caso que presentamos era un grado II, porque las imágenes muestran una lesión osteolítica con límites precisos pero no marcados sin destrucción de la cortical.

El tratamiento es esencialmente quirúrgico. La radioterapia se reserva para casos inoperables por la alta incidencia de trasformación a TCG maligno2. Las opciones quirúrgicas varían según el estadio tumoral, desde el legrado y el injerto óseo hasta la resección ósea y la reconstrucción. El legrado o curetaje de la lesión, con el uso de adyuvantes (fenol) y posterior cementación, como en nuestro caso, obtiene buenos resultados a largo plazo, con bajas tasas de recidiva3,4.

Bibliografía

1. Karpik M. Giant cell tumor (tumor gigantocellularis, osteoclastoma). Epidemiology, diagnosis, treatment. Ortop Traumatol Rehabil. 2010; 12: 207-15.

2. Arbeitsgemeinschaft Knochentumoren, Becker WT, Dohle J, Bernd L, Braun A, Tunn PU, et al. Local recurrence of giant cell tumor of bone after intralesional treatment with and without adjuvant therapy. J Bone Joint Surg Am. 2008; 90: 1060-7.

3. Muramatsu K, Ihara K, Taguchi T. Treatment of giant cell tumor of long bones: clinical outcome and reconstructive strategy for lower and upper limbs. Orthopedics. 2009; 32: 491-7.

4. Zhen W, Yaotian H, Songjian L, Ge L, Qingliang W. Giant-cell tumour of bone: the long-term results of treatment by curettage and bone graft. J Bone Joint Surg Br. 2004: 86: 212-6.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100063i_FIGURA 1.jpg Fig. 1. A. Rx simple en la que se aprecia la lesión osteolítica a nivel metáfisoepifisario proximal de la tibia derecha. B. RM en la que se observa la tumoración sólida, bien delimitada y de contorno irregular, que ocupa la epífisis proximal y llega a hacerse subcondral.
C100063i_FIGURA 2.jpg Fig. 2. Rx simple (A) y RM (B) posquirúrgicas de 7 años de evolución en las que no se aprecian signos de recidiva del tumor.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4