- Ortopedia infantil -
(C100424)

Síndrome de Grisel: a propósito de un caso. Diagnóstico diferencial de tortícolis infantil

Ana de Paz Nieves
Salvador Gonzalez, Suárez Fernandez, Robledo Riaño

Cirugía ortopédica y traumatología
HOSPITAL UNIVERSITARIO DE MÓSTOLES. Móstoles (MADRID)

Supervisión

Ruiz-Andreu Ortega

Adjunto de traumatología

Historia clínica

Anamnesis

Paciente de 9 años de edad que acude a Urgencias en dos ocasiones por presentar tortícolis sin traumatismo aparente. Refería antecedente de infección orofaríngea en las semanas previas.
 

Examen Físico

A la exploración, se observan desviación lateral y dolor cervical intenso con la manipulación. Existe una marcada limitación funcional sin clínica neurológica asociada.

Pruebas Complementarias

- Rx simple y TC con reconstrucción tridimensional (3D).

Diagnóstico

Subluxación rotatoria atloaxoidea de tipo 1

Tratamiento

La paciente fue tratada mediante tracción cervical con halo durante 2 semanas, con lo se consiguió corregir la deformidad. Posteriormente, se prescribió el uso de un collarín de tipo Philadelphia durante otras 6 semanas. 

Evolución

Se consiguió la resolución completa de la sintoatología, sin que se hayan producido recurrencias del cuadro hasta ahora.

Discusión

Existen multitud de causas de tortícolis que pueden pasar desapercibidas y que deben ser consideradas en el diagnóstico diferencial.

La subluxación rotatoria atloaxoidea es la causa de tortícolis doloroso adquirido más común en la niñez. Tras un traumatismo menor o una infección del tracto respiratorio, el niño presenta dolor y rotación de la cabeza a un lado, con el mentón inclinado al lado opuesto. La mayoría de los desplazamientos rotacionales se resuelven espontáneamente al disminuir la inflamación de la región cervical; sin embargo, en ocasiones el proceso se hace rígido y da lugar a un tortícolis fijo y doloroso.

A diferencia del tortícolis muscular congénito, que es asintomático, este cuadro produce dolor con contractura del esternocleidomastoideo del lado opuesto.

La teoría fisiopatológica más aceptada es la que propone que existe una inflamación de tejidos a nivel cervical sobre los ligamentos del complejo atloaxoideo que produce una laxitud ligamentosa de la articulación atloaxoidea, que permite la aparición de subluxaciones C1-C2 con las rotaciones. Una combinación de espasmo muscular e interposición de cápsula y tejido sinovial es la responsable del bloqueo articular.

Para el diagnóstico son poco útiles las Rx anteroposteriores y laterales de la columna cervical por su difícil interpretación. Puede realizarse una proyección lateral del cráneo para visualizar C1, en la que se observará un aumento de la distancia atlantoodontoidea. Para confirmar el diagnóstico, se utiliza la TC con reconstrucción 3D.

El desplazamiento rotacional se clasifica en cuatro tipos, según la clasificación de Fielding y Hawkins con valor pronóstico (fig. 1):

- Tipo 1: rotacion sin desplazamiento. 

- Tipo 2: rotación con 3-5 mm de desplazamiento anterior.

- Tipo 3: rotación con más de 5 mm de desplazamiento anterior.

- Tipo 4: rotación con desplazamiento posterior.

Respecto al tratamiento, si la enfermedad es diagnosticada de manera precoz (menos de 1 semana), los pacientes responden a inmovilización con collarín, reposo y analgésicos. En los casos de diagnístico subagudo (1-4 semanas), se recomienda proceder a tracción cervical hasta conseguir la resolución de la subluxación, que deberá confirmarse con TC. A continuación, se inmovilizará con un collarín de tipo Philadelphia durante 4-6 semanas. Si la tracción cervical no es tolerada o no es resolutiva, se recomienda proceder a la tracción mediante halo craneal. En caso de diagnóstico tardío (>1 mes) o en pacientes con episodios de resubluxación, el tratamiento ortopédico es menos eficaz, por lo que se recomienda realizar la reducción mediante manipulación bajo anestesia, algo que resulta controvertido por los posibles riesgos de lesión del cordón espinal que implica. Seguidamente, se procederá a la inmovilización con un collarín durante 10-16 semanas o bien se realizará un periodo inicial de tracción, seguido de fusión cervical. Si la reducción no es posible, se recomienda la fusión in situ, ya que existen riesgos de lesión neurológica.

Bibliografía

1. El-Khoury GY, Clark CR, Gravett AW. Acute traumatic rotatory atlanto-axial dislocation in children: a report of three cases. J Bone Joint Surg Am. 1984; 66: 774-7.

2. Fielding JW, Hawkins RJ. Atlanto-axial rotatory fixation. J Bone Joint Surg Am. 1977; 59: 37-44.

3. Parke WW, Rothman RH, Brown MD. The pharyngovertebral veins: an anatomical rational for Grisel's syndrome. J Bone Joint Surg Am. 1984; 66: 568-74.

4. Phillips WA, Hensinger RN. The management of rotatory atlanto-axial subluxation in children. J Bone Joint Surg Am. 1989; 71: 664-8.

5. Subach BR, McLaughlin MR, Albright AL, et al. Current management of atlantoaxial rotatory subluxation. Spine. 1998; 20: 2174-9.

6. Tachdjian MO. Clinical Pediatric Orthopedics. 1997.

7. Weinstein SL. Pediatric Spine. The Principles and Practice. 2.ª ed. Filadelfia: Lippincott Williams & Wilkins. 2001.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100424i_Clasificacion.JPG Fig. 1. Clasificación de Fielding y Hawkins.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: