- Pelvis y columna vertebral -
(C100042)

Importancia del complejo ligamentoso posterior en las fracturas toracolumbares

ROSA MARIA EGEA GÁMEZ
Á. López Hualda, F. Panizo Mota, J. R. Prieto Martínez

CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA
HOSPITAL UNIVERSITARIO FUNDACIÓN ALCORCÓN (1). Alcorcón (MADRID)

Supervisión

R. González Díaz

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 40 años de edad, sin antecedentes de interés, que acudió a las consultas de Traumatología refiriendo un aumento progresivo de la giba dorsolumbar y dolor, sobre todo, en decúbito supino, que no mejoraba con la analgesia habitual. Explicaba haberse caído de su propia altura 2 años antes; fue atendido en el Servicio de Urgencias de otro centro hospitalario, donde le realizaron pruebas de imagen que descartaron la existencia de una lesión osteoarticular aguda.

Examen Físico

A la exploración, el paciente presentaba una cifosis angular en la región de transición dorsolumbar. A la palpación se observaron dolor y aumento de la distancia interespinosa. Las maniobras de alargamiento ciático fueron negativas y no presentaba déficit distal motor ni sensitivo.

Pruebas Complementarias

Ante la clínica y el antecedente traumático, a pesar de que la Rx inicial fue normal, se decidió realizar nuevas pruebas complementarias:

• Rx simple anteroposterior y lateral de columna dorso-lumbar y tele-Rx:aplastamiento a la altura de la vértebra torácica T12, con pérdida de altura del 75% anterior del cuerpo vertebral y una cifosis segmentaria de 40º.

• RM: aplastamiento de T12 y rotura del complejo ligamentoso posterior (CLP), con cambio de señal en T2, compresión a la altura de T12 del espacio subaracnoideo anterior, aunque sin signos de mielopatía (fig. 1).

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de cifosis angular postraumática rígida, secundaria a una fractura por aplastamiento de T12 y a una lesión del CLP.

Tratamiento

Dada la clínica y la progresión de la cifosis dorsolumbar, se decidió realizar tratamiento quirúrgico. Tras aplicar anestesia general, en decúbito prono se procedió a la corrección quirúrgica de la cifosis angular de T12 mediante doble abordaje, en secuencia posterior-anterior-posterior. Inicialmente, se realizaron una liberación y una osteotomía por vía posterior, y una vertebrectomía por vía anterior, se colocó una malla MOSS con autoinjerto y, finalmente, de nuevo, por vía posterior, se procedió a la instrumentación a compresión desde T10 a L1 (fig. 2).

Evolución

En revisiones posquirúrgicas, el paciente presentó una evolución clínica y radiológica satisfactoria. A los 2 meses se retiró el corsé y a los 4 meses ya realizaba una vida normal.

Discusión

La Rx simple sigue siendo esencial para valorar la existencia de fracturas y conocer su estabilidad. Desafortunadamente, estos signos sugestivos de disrupción de ligamentos pueden pasar desapercibidos inicialmente, por lo que la RM tiene un papel muy importante para valorar el CLP.
Existen diversos estudios1,2 que intentan determinar la frecuencia de lesiones del CLP tras fracturas toracolumbares y concluyen que la RM es la prueba con mayor sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de este tipo de lesiones, aunque trabajos más recientes3 demuestran que no es tan elevada esa sensibilidad y que es necesario complementar el estudio con el resto de pruebas para realizar un diagnóstico certero.

Existen múltiples métodos de clasificación de fracturas vertebrales, algunos de los cuales se basan en la descripción de estructuras anatómicas (Denis), en el mecanismo lesional (AO) y en una combinación de ambos. La clasificación de Thoracolumbar Injury Classification and Severity Score (TLICS) se basa en un sistema de puntos en el que se tiene en cuenta la morfología de la lesión, la integridad del CLP y el estado neurológico del paciente. No sólo clasifica, sino que también nos da información pronóstica y ayuda a la hora de la toma de la decisión terapéutica4. Si a nuestro paciente, inicialmente, se hubiese realizado la RM, probablemente la puntuación TLICS hubiera orientado el tratamiento hacia una cirugía, que hubiera sido menos agresiva que en la fase de secuelas.

Bibliografía

1. Terk MR, Hume-Neal M, Fraipont M, Ahmadi J, Colletti PM. Injury of the posterior ligament complex in patients with acute spinal trauma: evaluation by MR imaging. AJR Am J Roentgenol. 1997; 168: 1481-6.

2. Lee HM, Kim HS, Kim DJ, Suk KS, Park JO, Kim NH. Reliability of magnetic resonance imaging in detecting posterior ligament complex injury in thoracolumbar spinal fractures. Spine. 2000; 25: 2079-84.

3. Vaccaro AR, Rihn JA, Saravanja D, Anderson DG, Hilibrand AS, Fisher C, et al. Injury of the posterior ligamentous complex of the thoracolumbar spine: a prospective evaluation of the diagnostic accuracy of magnetic resonance imaging. Spine. 2009; 34: E841-7.

4. Patel AA, Vaccaro AR. Thoracolumbar spine trauma classification. J Am Acad Orthop Surg. 2010; 18: 63-71.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100042i_Cifosis_pre.JPG Fig. 1. Rx simple (izquierda) y corte sagital de RM (derecha) en T2 que muestran el aplastamiento del cuerpo vertebral T12 y la lesión del complejo ligamentoso posterior.
C100042i_Cifosis post.jpg Fig. 2. Rx simple de columna dorsolumbar de control posquirúrgico en la que se aprecia la cifosis segmentaria de 20º.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4