- Pelvis y columna vertebral -
(C100414)

Cervicalgia postraumática de 1 mes de evolución

GUSTAVO GIUBI MARRELLI
Villodre Jimenez, Novoa Sierra, Perez Estupiñan

Cirugia Ortopedica y Traumatologia
CONSORCIO HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA . Valencia (VALENCIA)

Supervisión

Badía Ferrando

Medico adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 36 años de edad que es remitido  a nuestro hospital por presentar dolor cervical de 1 mes de evolución, que se inicia tras sufrir un traumatismo “al tirarse a una piscina con poca agua”. En un primer momento, fue tratado con analgesia y collarín cervical. Desde entonces, ha experimentado un empeoramiento progresivo del dolor, que determina reposo en cama. 

Examen Físico

A la exploració, se observa dolor cervical bajo, con contractura de la musculatura paravertebral bilateral. La percusión de las apófisis espinosas es dolorosa. Existen parestesias a nivel sensitivo de C8. La fuerza muscular está conservada en las cuatro extremidades. La marcha está conservada.

Pruebas Complementarias

- Rx (aportada por el paciente, de la primera consulta): no se observan imágenes patológicas. Se aprecian cuerpos vertebrales hasta C6, por lo que solicitamos nuevas imágenes. 

- TC: espondilolistesis traumática (anterolistesis de grado III de C7 sobre T1), con signos de inestabilidad y acuñamiento anterior de T1 con afectación del platillo superior del mismo; fractura en la base de las apófisis espinosas de C6 y C7, con desplazamientos inferiores de las mismas; fractura de ambas láminas en su vertiente medial adyacente a la apófisis espinosa en T1 (fig. 1).

Diagnóstico

Fractura-luxación de C7-T1, con fractura de las apófisis espinosas de C6 y C7, y fractura de las láminas de las apófisis espinosas de T1.

Tratamiento

En Urgencias, se realiza tracción con halo craneal y pauta de corticoides según el protocolo del National Acute Spinal Cord Injury Study (NASCIS).

Se decide intervenir quirúrgicamente. Se realiza reducción abierta con triple vía (anterior-posterior-anterior). Se practica una discectomía anterior en un intento de reducción y, al no conseguirlo, se realiza, por vía posterior, una facetectomía parcial bilateral, con lo que se consigue la reducción. Se procede a la fijación con instrumentación sobre C7-T1.

Por vía anterior, se coloca una caja intersomática con injerto autólogo (fig. 2).

Evolución

El paciente evoluciona favorablemente. Se observa mejoría del dolor con desaparición progresiva de las parestesias en los miembros superiores.

A los 6 meses de la cirugía, el paciente se encuentra sin dolor y sin clínica neurológica. Actualmente continúa en seguimiento.
  

Discusión

Los traumatismos de la columna cervical pueden ser devastadores. Se estima que el 2-3% de todos los pacientes de trauma sufren lesiones de la columna cervical y, de ellos, entre el 3% y el 25% sufren extensión de las lesiones debido a los retrasos en el diagnóstico o a la manipulación indebida en la urgencia1.

La incidencia de los accidentes de natación representa del 1,2% al 22% de todas las lesiones de la médula espinal cervical y se dan principalmente en las piscinas. Errores de apreciación de la profundidad del agua y el comportamiento imprudente han sido citados como factores comunes en estos accidentes2.

Una historia detallada y la exploración física son esenciales. La frecuencia reportada de lesiones inadvertidas oscila entre el 4% y el 30%, y la razón más común citada para esto es un inadecuado examen radiológico. En la proyección lateral, debe visualizarse toda la columna cervical. Cuando las vértebras más bajas no están incluidas, repetir el estudio es obligatorio. El retraso en el diagnóstico pone al paciente en riesgo de inestabilidad neurológica progresiva y deterioro3.

El tratamiento de estas fracturas es a veces difícil debido a los graves daños en el cuerpo vertebral y la marcada inestabilidad4. Es evidente que la compresión permanente de la médula espinal representa una forma de lesión secundaria que puede ser atenuada con descompresión quirúrgica. El grado de lesión neuronal está directamente relacionado con la duración de la compresión de la médula espinal e inversamente relacionado con el tiempo transcurrido desde la lesión hasta la descompresión quirúrgica5.

Bibliografía

1. Malik SA, Murphy M, Connolly P, O’Byrne J. Evaluation of morbidity, mortality and outcome following cervical spine injuries in elderly patients Eur Spine J. 2008; 17: 585-91.

2. Aito S, D’Andrea M, Werhagen L. Spinal cord injuries due to diving accidents. Spinal Cord. 2005; 43: 109-16.

3. Reid DC, Henderson R, Saboe L, et al. Etiology and clinical course of missed spine fractures. J Trauma. 1987; 27: 980-6.

4. Toh E, Nomura T, Watanabe M, Mochida J. Surgical treatment for injuries of the middle and lower cervical spine. Int Orthop (SICOT). 2006; 30: 54-8.

5. Wilson JR, Fehlings MG. Emerging approaches to the surgical management of acute traumatic spinal cord injury. Neurotherapeutics. 2011; 8: 187-94.
 

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100414i_tacpre300.jpg Fig. 1. A. (Izquierda) Corte sagital de TC en el que se observa el desplazamiento de C7-T1. B. (Derecha) Reconstrucción tridimensional en la que se aprecia el acabalgamiento de las facetas de C7 sobre T1.
C100414i_postop300.jpg Fig. 2. A. (Izquierda) Rx anteroposterior postoperatoria en la que se observan la fijación anterior y la instrumentación posterior. B. (Derecha) Corte sagital de TC postoperatorio donde se aprecia la correcta alineación de los cuerpos vertebrales.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: