- Ortopedia infantil -
(C100384)

Fractura por arrancamiento de espinas iliacas en jóvenes deportistas

Francisco Arias Martín
F. Arias Martín, A. Álvarez Castro, A. Ramos Del Río

TRAUMATOLOGÍA
HOSPITAL DE LEÓN . León (LEÓN)

Supervisión

J. Betegón Nicolás

Médico Adjunto. Tutor de Residentes

Historia clínica

Anamnesis

Presentamos el caso de dos jóvenes deportistas de 13 y 19 años de edad que acudieron al Servicio de Urgencias por referir ambos dolor en la cadera izquierda durante la realización de actividad deportiva (carrera de velocidad).

No constan datos de interés como antecedentes personales en ninguno de los pacientes.
 

Examen Físico

Los pacientes presentaban dolor localizado a la altura de la cadera izquierda; se apreciaba una leve inflamación local con pequeño hematoma, en ausencia de deformidad. Existía claudicación para la marcha e imposibilidad para el apoyo monopodal del miembro inferior izquierdo. Destacaba la gran limitación a la flexoextensión tanto activa como pasiva de la cadera izquierda, así como la manifestación de dolor en la totalidad del rango rotacional de la cadera izquierda, sobre todo en el joven de 13 años y menor sintomatología en el paciente de 19 años.

Pruebas Complementarias

• Rx anteroposterior (AP) y axial en ambos pacientes (fig. 1).

• TC de pelvis sin contraste sólo en el paciente de 13 años (fig. 2).

Diagnóstico

Una vez realizado el estudio, y teniendo en cuenta la exploración física y el resultado de las pruebas complementarias, se establecen los diagnósticos de fractura por arrancamiento de espinas iliacas anteroinferiores en ambos casos, con la particularidad de que en el jóven de 13 años, habiendo realizado previamente la TC, el diagnóstico es más concreto, siendo éste de fractura por arrancamiento de espina iliaca anteroinferior con fragmento desplazado 1 cm en sentido inferior y ligeramente posterolateral.

Tratamiento

En ambos pacientes se indicó tratamiento conservador ortopédico, basado en reposo relativo sin la colocación de férulas, con ayuda de bastones para la deambulación durante las primeras 2-3 semanas junto con la toma de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y crioterapia. La reincorporación a la actividad diaria se produjo en aproximadamente 4-5 semanas, con la ayuda de ejercicios de rehabilitación y la reintroducción de su actividad física previa en 8-10 semanas.

Evolución

Tras realizar las recomendaciones indicadas e iniciar el tratamiento conservador, ambos pacientes presentan buena evolución. Fueron revisados en la consulta de nuestro complejo asistencial, tanto clínica (sin presencia de dolor ni limitación de la movilidad de la cadera afecta y reincorporación al mismo nivel de actividad deportiva previa a la lesión) como radiológicamente (en los controles realizados en la consulta).

Discusión

Las fracturas por avulsión de la pelvis (pertenecientes a fracturas estables A1 de la clasificación de Tile o tipo A de la clasificación de la AO) suelen producirse en jóvenes deportistas, provocadas por la contracción violenta del músculo insertado (en los casos presentados, el recto anterior). Nuestra piedra angular para el diagnóstico debe ser la clínica y la Rx simple AP y axial para descartar variantes de la normalidad anatómica al ser fracturas que se producen, principalmente, a través de núcleos de osificación secundarios, con el fin de evitar la realización de un mayor número de pruebas o diagnósticos incorrectos. En el caso del joven de 13 años, la realización de la TC de pelvis fue debida a que la pequeña movilización del fragmento arrancado, junto con su pequeño tamaño y el gran dolor, así como la claudicación del miembro inferior izquierdo, nos obligaban a descartar otro diagnóstico.

Para finalizar, la gran parte de estas lesiones, según la revisión bibliográfica realizada, se trata de forma conservadora (reposo, AINE, crioterapia y ejercicios de rehabilitación isométricos), método que llevamos a cabo con la exitosa recuperación sin dolor y alcanzando el nivel de actividad deportiva previo a la lesión, si bien la cirugía (agujas de Kirschner roscadas o tornillos a compresión) puede ser el tratamiento de elección en deportistas de elite con grandes fragmentos desplazados más de 2 cm; sin embargo, esta alternativa no ha demostrado que mejore los resultados.
 

Bibliografía

1. Atalar H, Kayaolu E, Yavuz O, Selek H, Uras I. Avulsion fracture of the anterior inferior iliac spine. Ulus Travma Acil Cerrahi Derg. 2007; 13: 322-5.

2. Beaty JH, Kasser RJ, editores. Rockwood and Wilkins. Fracturas en el niño. 5.ª ed. Madrid: Marban; 2003. p. 883-90.

3. De Pablos J, González H. P. Fracturas infantiles: conceptos y principios. 2.ª ed. Madrid: MBA; 2001. p. 299-312.

4. Rossi F, Dragoni S. Acute avulsion fractures of the pelvis in adolescent competitive athletes: prevalence, location and sports distribution of 203 cases collected. Skeletal Radiol. 2001; 30: 127-31.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100384i_Imagen1.png Fig. 1. Rx axual y anteroposterior en varón de 13 años en la que se aprecia el arrancamiento de la espina iliaca anteroinferior.
C100384i_Imagen2.png Fig. 2. TC de pelvis en varón de 13 años con fractura por arrancamiento de la espina iliaca anteroinferior.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4