- Tobillo y pie -
(C100378)

Dolor de tobillo de origen no traumático

Francisca Pulido Albertus
García Aguilar, Morales López

Traumatología
HOSPITAL COMARCAL SANTA ANA DE MOTRIL. Motril (GRANADA)

Supervisión

Pulido Higueras

Facultativo Especialista de Área

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 63 años de edad que es remitido a consultas externas de Traumatología por presentar dolor intenso en el tobillo derecho de 1 mes de evolución. No presenta antecedente traumático.

Entre sus antecedentes personales destaca una fractura del tobillo derecho tratada de forma conservadora hacía 2 años. No presenta alergias medicamentosas ni tiene hábitos tóxicos.

Examen Físico

A la exploración se observan tumefacción del tobillo derecho y dolor en la articulación tibioastragalina. El balance articular es normal. El examen neurovascular distal está conservado.

Pruebas Complementarias

- Rx simple anteroposterior y lateral del tobillo derecho: sin alteraciones óseas (fig. 1).

- Analítica: marcadores de infección e inflamación sin alteraciones, por lo que se descarta el origen inflamatorio/infeccioso.

- RM del tobillo derecho: extensas áreas de edema óseo, principalmente en el cuello y en la cabeza del astrágalo con leve aumento de las partes blandas y mínimo derrame articular. Los hallazgos sugieren, fundamentalmente, una osteoporosis temporal (fig. 2).

Diagnóstico

Osteoporosis temporal del astrágalo derecho.

Tratamiento

El paciente fue tratado inicialmente con calcitonina intranasal, bota de yeso y descarga durante los primeros 1,5 meses. Posteriormente, inició carga asistida y ejercicios de movilización articular.

Evolución

A los 2 meses del inicio del tratamiento, el paciente presentó una discreta mejoría clínica. Pasados 7 meses desde el inicio de la sintomatología, el cuadro se resolvió tanto clínicamente como en las pruebas complementarias que se realizaron. La RM de control mostró una completa resolución del patrón de edema óseo de la osteoporosis temporal.

Discusión

La osteoporosis temporal del astrágalo es una enfermedad poco frecuente1-4, de etiología desconocida5 (se ha planteado la teoría de la aceleración regional, en la cual se postula que un microtraumatismo en el tejido óseo originaría el proceso1), autolimitada1-4 y caracterizada por no tener antecedente traumático previo1-4. Los movimientos tanto pasivos como activos son normales1. Suele afectar más a varones de mediana edad1,2. Clínicamente, se manifiesta por dolor mecánico y tumefacción1-5. Los factores de riesgo más influyentes son el tabaco y la obesidad3. En el miembro inferior, las localizaciones más frecuentes de la enfermedad son la cadera, la rodilla, el tobillo y el pie2,4,5.

Puede presentarse también una osteoporosis migratoria5, es decir, que afecte a otros huesos próximos y en el 41% de los casos puede ser bilateral1,5.

El diagnóstico es por exclusión1. Entre los diagnósticos diferenciales destacan la necrosis avascular, la fractura por estrés, la artritis séptica, la artritis inflamatoria, la distrofia simpática refleja y la osteomielitis1,2,4,5.

Las Rx pueden ser normales o mostrar una leve osteopenia en el hueso afecto1-3. Las analíticas de sangre son normales, incluidos los marcadores de infección e inflamación1-5. Los análisis del líquido sinovial son normales3. La RM mostrará un patrón característico (disminución de la señal en T1 e incremento de la señal en T2 en la zona de edema óseo) que, junto con la clínica, nos ayudará a establecer el diagnóstico1,2,4,5.

Las alternativas terapéuticas son el tratamiento conservador1-5(evitar cargar peso en el miembro afecto, medicación analgésica y terapia física) y el quirúrgico, que hace referencia a la descompresión del núcleo óseo2-5. El curso autolimitado de la enfermedad es la pieza angular del tratamiento; el conservador es el de elección 1,2,4,5 (en nuestro caso, se optó por este tipo de tratamiento y los resultados fueron muy satisfactorios).

La resolución del cuadro es variable; puede durar hasta 2 años4; sin embargo, en nuestro paciente vemos que en 6 meses5 se resolvió el cuadro sin problemas. Existe la posibilidad de recurrencia del proceso en el mismo hueso afectado 4.

Bibliografía

1. Limaye R, Tripathy SK, Pathare S, Saeed K. Idiopathic transient osteoporosis of the talus: a cause for unexplained. Foot and ankle pain. J Foot Ankle Surg. 2012; 18: 1-4.

2. Cahir JG, Toms AP. Regional migratory osteoporosis. Eur J Radiol. 2008; 67: 2-10.

3. Chowdhury FU, Robinson P, Grainger AJ, Harris N. Transient regional osteoporosis: a rare cause of foot and ankle pain. J Foot Ankle Surg. 2006; 12: 79-83.

4. Bhatia R, Louette L. Transient osteoporosis of the talus. Foot. 2003; 13: 215-8.

5. Gunaratne I, Singh P, Dega R. Transient migratory osteoporosis of the foot. J Foot Ankle Surg. 2007; 13: 51-4.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100378i_lasdos.png Fig. 2. RM lateral del tobillo derecho. La imagen de la izquierda muestra áreas de edema óseo que afectan, principalmente, al cuello y al cuerpo del astrágalo. La imagen de la derecha muestra la resolución completa de la osteoporosis; no se muestran hallazgos significativos.
C100378i_rxdos.png Fig. 1. Rx anteroposterior y lateral del tobillo derecho. No se muestran hallazgos patológicos.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: