- Cadera y muslo -
(C100375)

Dolor inguinal atípico en paciente joven

Beatriz Morales Moreno
Chivato Vivanco, Batres Cid, Aragó Olaguíbel

Traumatología
HOSPITAL UNIVERSITARIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS. Alcalá de Henares (MADRID)

Supervisión

Pérez Blanco

Jefe de sección.

Historia clínica

Anamnesis

Paciente de 17 años de edad que, como antecedente médico de interés, presenta una espondiloartropatía HLA-B27. Debutó a los 12 años con una afectación a la altura de la primera articulación metatarsofaiángica (MTF) del pie izquierdo y, posteriormente, del tobillo derecho. Fue resuelta con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) e infiltraciones intrarticulares con corticoides. El paciente acude a consulta por presentar dolor, desde hace 2 meses, localizado en la región inguinal derecha, de ritmo mecánico y en reposo, que ha ido aumentando de forma progresiva hasta impedirle la deambulación.

Examen Físico

El paciente presentaba dolor a la movilización activa y pasiva de la cadera, tanto al flexionarla como en las rotaciones interna y externa; mostraba un balance articular con flexión de 60º, extensión de 0º, abducción de 20º y aducción de 10º.

Pruebas Complementarias

- Rx convencional: no se apreciaban alteraciones, por lo que se decidió realizar una RM.

- RM: bursitis del músculo iliopsoas derecho, con derrame en la articulación coxofemoral derecha (fig. 1).

- Analítica: los parámetros analíticos obtenidos mostraron una leve elevación de los reactantes de fase aguda, con una proteína C reactiva (PCR) de 4 mg/l y una velocidad de sedimentación glomerular (VSG) de 30 mm/h; resto, sin interés.

Diagnóstico

Bursitis del músculo iliopsoas derecho con derrame en la articulación coxofemoral derecha.

Tratamiento

Se comenzó por un tratamiento médico con AINE, rehabilitación y dos aspiraciones, con posterior infiltración de la lesión guiadas por TC, con mepivacaína al 2% y fosfato sódico de betametasona, sin obtener respuesta.

Ante la ausencia de mejoría, se decidió llevar a cabo un tratamiento quirúrgico bajo control radiológico guiado por intensificador de imágenes. Se realizó la apertura percutánea de 3-4 cm de la cápsula articular anterior con un bisturí de microcirugía (adaptado para la realización de cirugía percutánea).

Evolución

Se observó la mejoría inmediata del dolor y de la movilidad, y el paciente alcanzó un balance articular completo a las pocas horas de realizar la intervención.

En la Rx de control, 1 mes más tarde, se puede apreciar la desaparición del líquido tanto en la bursa del iliopsoas como a nivel articular (fig. 2).

Discusión

La bursitis del psoas iliaco es una causa poco reconocida del dolor de cadera, pero debe ser advertida de forma temprana para evitar complicaciones tardías causadas por compresión de estructuras adyacentes1 y afectación articular2.

Suele ocurrir en un contexto deportivo o postraumático, aunque también se asocia a procesos de artritis aguda o crónica en pacientes adultos.

Es importante realizar un diagnóstico diferencial con otras entidades infecciosas, y es imprescindible comprobar que no existe una elevación de los reactantes de fase aguda (PCR y VSG).

La bursitis del iliopsoas puede tratarse de forma médica con la administración de AINE y tratamiento rehabilitador. En casos resistentes, suele realizarse una punción con aspiración percutánea de la misma y, en casos de infección extensa, puede ser preciso proceder a la apertura y a una limpieza abierta.

Se ha demostrado la comunicación entre la bursa del iliopsoas y la articulación de la cadera en el 15%3 de los adultos y en el 40%4 de las caderas artrósicas, lo que explicaría la aparición de derrame articular en estos casos.

Por ello, al realizar la apertura percutánea de la cápsula anterior en nuestro paciente, se favoreció el drenaje del líquido tanto articular como el de la bursa, con lo que se obtuvo una mejoría inmediata de la clínica.

No hemos encontrado ningún otro caso en la literatura médica en el que se realizase este procedimiento. Creemos que es una técnica complicada, que requiere destreza del cirujano, pero que, a su vez, es una buena opción en casos resistentes a los tratamientos comentados previamente.

Bibliografía

1. Murphy CL, Meaney JF, Rana H, McCarthy EM, Howard D, Cunnane G. Giant iliopsoas bursitis: a complication of chronic arthritis. J Clin Rheumatol. 2010; 16: 83-5.

2. Matsumoto T, Juji T, Mori T. Enlarged psoas muscle and iliopsoas bursitis associated with a rapidly destructive hip in a patient with rheumatoid arthritis. Mod Rheumatol. 2006; 16: 52-4.

3. Chandler SB. The iliopsoas bursa in man. Anat Rec.1934; 58: 235-40.

4. Meaney JF, Cassar-Pullicino VN, Etheringiona RJ, Ritchie DA, McCall IW, Whitehouse GH. Ilio-psoas bursa enlargement. Clin Radiol. 1992; 45: 161-8.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100375i_image1.jpg Fig. 1. Cortes coronal (A) y axial (B) de RM en T2 en los cuales podemos observar, marcado por las flechas, la presencia de líquido en la bursa del iliopsoas y en la articulación coxofemoral.
C100375i_Imagen2b.jpg Fig. 2. Cortes coronal (A) y axial (B) de RM en T2. Las flechas indican la desaparición del líquido que estaba presente antes de la intervención.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: