- Miscelánea -
(C100372)

Síndrome compartimental idiopático

Daniel Arribas Agüera
D. Noriego Muñoz, D. Masvidal Sanz

COT
HOSPITAL UNIVERSITARI DR. JOSEP TRUETA DE GIRONA. Girona (GIRONA)

Supervisión

F. Fonseca Mallol

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Mujer de 36 años de edad, fumadora y con antecedentes de trastorno límite de la personalidad de 2 años de evolución en tratamiento con dos antipsicóticos (aripiprazol y quetiapina) y un anticonvulsivantes (zonisamida), que acudió a Urgencias por presentar tumefacción y dolor importante en erl pie y en la pierna derechos con signos flogóticos de 48 h de evolución, acompañados de sensación distérmica no termometrada. No refería ningún antecedente traumático.
 

Examen Físico

A la exploración, la paciente se encontraba afebril sin afectación del estado general. La exploración física sistémica era anodina. A la exploración local de la extremidad inferior derecha, presentaba un aumento del diámetro de la pierna, con la región celulítica anterolateral dolorosa a la palpación. Se evidenció onicomicosis ipsolateral. La exploración neurovascular distal no reveló alteraciones.

Pruebas Complementarias

• Analítica: neutrofilia sin leucocitosis; protena C reactiva (PCR) 0,57 mg/dl; creatinina-cinasa 7.000 U/l.

Dada la elevación de los marcadores de daño muscular, se decidió ingresar a la paciente en Medicina Interna para comprobar el control evolutivo, ante la posibilidad de que existiese una piomisitis. Se inició antibioterapia con amoxicilina/ácido clavulánico y vancomicina.

Diagnóstico

El cuadro se orientó como una celulitis frente a una piomisitis.

Tratamiento

En las horas siguientes al ingreso, la paciente presentó una evolución desfavorable, con aumento del dolor y de la tumefacción en la zona afecta, sin cambios de la coloración cutánea. Se comentó el caso con el Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT), y se decidió ampliar el estudio con pruebas de imagen.

Se realizó una RM de extremidad inferior, que muestra hallazgos sugestivos de síndrome compartimental (figs. 1 y 2). Dado estos hallazgos, se decidió practicar una fasciotomía del compartimiento anterior y lateral de la pierna, objetivándose desvitalización y ausencia de actividad contráctil en la musculatura del tibial anterior y del extensor largo del primer dedo. No se presentaba aspecto séptico.
 

Evolución

De las muestras tomadas en quirófano, los cultivos resultaron 5/5 negativos. Anatomía Patológica informó de la presencia de lesiones de trombosis vascular en arterias de mediano-pequeño tamaño en la zona del tejido muscular estriado, así como de áreas de necrosis en fragmentos remitidos de la fascia. Se concluyó que se trataba de una mionecrosis acompañada de síndrome compartimental, sin etiología clara.

La evolución clínica y analítica fue favorable. La cobertura de la herida quirúrgica de la fasciotomía se realizó mediante injerto cutáneo libre a las 5 semanas de la cirugía.
 

Discusión

La ausencia de una etiología clara en la historia clínica del paciente puede hacer pasar por alto el diagnóstico de síndrome compartimental, lo que lleva a una demora del inicio del tratamiento del mismo.

El síndrome compartimetal es una urgencia quirúrgica, que requiere una fasciotomía descompresiva con premura1.

Dentro de las causas de síndrome compartimental encontramos las lesiones físicas (fracturas, mordeduras serpientes, etc.), infecciones, tumores, lesiones vasculares, edemas postisquémicos (tras revascularización)... En nuestra paciente no existían antecedentes de lesión física, procesos neoformativos, lesión vascular o diabetes mellitus (que puede causar infarto muscular por enfermedad microangiopática). Las pruebas de laboratorio descartaron la presencia de coagulopatía, infección aguda o diabetes.

La causa farmacológica fue contemplada, pero, de la psicoterapia prescrita, ninguno de los antipsicóticos ni anticonvulsivantes justificaba un síndrome compartimental en nuestra paciente.

En conclusión, nos encontramos ante un posible síndrome compartimental idiopático, ya que ninguna de las pruebas ha determinado la causa de éste.

Hay numerosas causas de síndrome compartimental, pero pocos casos resultan totalmente idiopáticos.

El diagnóstico de síndrome compartimental no debe ser descartado simplemente por no existir una etiología clara, ya que esto puede provocar la demora del tratamiento2.

Bibliografía

1. Shaikh N, Barry M. Presentation of compartment síndrome without an obvious cause can delay traetment: a case report. Acta Orthop Belg. 2003; 69: 566-7.

2. Matziolis G, Erli HJ, Rau MH, Klever P, Paar O. Idiophatic compartment syndrome: a case report. J Trauma. 2002; 53: 122-4.
 

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100372i_composite.jpg Fig. 1. Cortes sagital y axial de RM en secuencia STIR en los que se aprecia hiperintensidad en el compartimiento anterior de la pierna con aumento del volumen global de grupos musculares, sin alteraciones en la fascia ni en otros grupos musculares.
C100372i_composite2.jpg Fig. 2. Cortes axiales de RM de la pierna derecha en secuencia T1 (izquierda) y T2 (derecha) en los que se aprecia hiperintensidad en la secuencia T2 en el compartimiento anterior de la pierna con aumento del volumen global de grupos musculares, sin alteraciones en la fascia ni en otros grupos musculares.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4