- Pelvis y columna vertebral -
(C100368)

Hernia discal lumbar infantil

María Brotat Rodríguez
B. García Medrano, M. Martínez Ibeas, J. M. Cortés Villar

Traumatología y Cirugía Ortopédica
HOSPITAL CLINICO UNIVERSITARIO DE VALLADOLID. Valladolid (VALLADOLID)

Supervisión

L. García Flórez

Facultativo Especialista de Área

Historia clínica

Anamnesis

Niño de 9 años de edad, sin antecedentes personales de interés, que, en 2001, fue traído a consultas de Traumatología por presentar dolor lumbar de 1 mes de evolución sin sufrir un traumatismo previo. Presentaba cojera y refería dificultad para la flexión lumbar, que empeoraba progresivamente sin que se observara una mejoría del dolor pese al tratamiento conservador.

Examen Físico

A la exploración física, se observó una actitud antiálgica en el paciente, que se inclinaba hacia la izquierda. La marcha la realizaba con flexo de caderas y rodillas, y presentaba rigidez lumbar con un test de Shöber de 1,5 cm.

Refería dolor a la palpación en las apófisis espinosas lumbares con contractura no dolorosa paravertebral izquierda. Se observó una maniobra de Lasègue a los 20º con signo de Bragard positivo en la extremidad inferior izquierda. Los reflejos eran simétricos. Se observó una fuerza 5/5 en todos los grupos musculares correspondientes a las raíces lumbares, sin que existieran claudicación ni alteraciones sensitivas en ambas extremidades inferiores.
 

Pruebas Complementarias

• Hemograma y bioquímica: resultados dentro de la normalidad.

• Rx de columna lumbosacra anteroposteriores y laterales: anomalía en la transición lumbosacra con lumbarización de S1 y megaapófisis espinosa de L5.

• RM: confirma la anomalía de transición y se observa hernia discal central intraespinal L5-S1 y subligamentaria que comprime el saco tecal y el manguito radicular S1 izquierdo (fig. 1).

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de hernia discal central intraespinal L5-S1.

Tratamiento

Tras valorar la clínica y las pruebas de imagen, el paciente fue intervenido quirúrgicamente con anestesia general en decúbito prono. Se le realizó una nucleotomía L5-S1 con control bajo escopia, flavectomía y hemilaminectomía de L4-L5 y L5-S1 izquierda.

El examen anatomopatológico mostró múltiples fragmentos de aspecto fibrocartilaginoso, en gran parte hialinizados, con focos microscópicos de calcificación distrófica.

Evolución

La evolución postoperatoria fue satisfactoria, no fue necesario el uso de ortesis lumbar y el paciente realizó tratamiento rehabilitador durante 1 mes tras la cirugía, con lo que se observó mejoría de la marcha al eliminar el flexo de ambas caderas y rodillas que presentaba previamente.

Durante los últimos 10 años ha presentado algún episodio de lumbalgia de forma ocasional sin presentar radiculopatía ni limitaciones de su actividad diaria.

En las pruebas de imagen recientes (fig. 2) se observa la presencia de una hernia discal L5-S1 póstero-paracentral izquierda, que impronta sobre la cara ventral del saco tecal, sin que en la actualidad presente clínica que pudiera ser criterio para nueva intervención quirúrgica.

Discusión

El dolor lumbar afecta al 70-80% de la población en algún momento de su vida1; sin embargo, la hernia discal infantil es una entidad menos frecuente, cuya incidencia varía entre el 0,4% y el 2% en función de las series estudiadas2,3, de ahí la importancia y excepcionalidad de nuestro caso.

Muchos autores destacan la diferencia de hallazgos clínicos respecto a los adultos y destacan el dolor lumbar intenso y las molestias posturales como síntomas principales; la presencia de sintomatología neurológica es poco habitual2,3.

En la mayoría de los casos, la existencia de un traumatismo previo es un dato importante a tener en cuenta, al igual que la presencia de anormalidades congénitas en las vértebras lumbares2,4.

El tratamiento inicial es conservador, incluyendo reposo, analgésicos y fisioterapia, cuya duración debe ser de, al menos, 6 semanas. Tras el fracaso de éste, hay que plantearse el tratamiento quirúrgico, que fue realizado por primera vez en 1946 por Wahren, indicando la laminectomía como proceso principal5.

Desde entonces, las técnicas quirúrgicas han avanzado, y todos los autores son unánimes en indicar un tratamiento lo más conservador posible4. La nucleotomía es un proceso poco agresivo a tener en cuenta para el tratamiento de la enfermedad infantil. Sin embargo, pueden observarse recidivas a largo plazo, asintomáticas como en nuestro caso, o con clínica patológica que obliguen a realizar técnicas más agresivas para obtener un resultado óptimo.

Bibliografía

1. Kalichman L, Hunter DJ. The genetics of intervertebral disc degeneration. Familiar predisposition an heritability estimation. D Joint Bone Spine. 2008; 75: 383-7.

2. Russwurm H, Bjerkreim I, Ronglan E. Lumbar intervertebral disc herniation in the young. Acta Orthop Scand. 1978; 49: 158-160.

3. Ghabrial E, Tarrant J. Adolescent lumbar disc prolapse. Acta Orthop Scand. 1989; 60: 174-6.

4. Shillito J. Pediatric lumbar disc surgery 20 patients under 15 years of age. Surg Neurol. 1996 46 14-18.

5. Balagué F. Juvenile low back pain: some reflections. SPINE. 2011; 36: 837-41.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100368i_anomalia transicion L5-S1. hernia.JPG Fig. 1. Anomalía de transición y hernia discal L5-S1.
C100368i_hernia L5-S1 diez annos despues .JPG Fig. 2. Reaparición de hernia discal L5-S1 10 años después de la intervención quirúrgica.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4