- Rodilla -
(C100344)

Gonalgia súbita bilateral tras saltar a la piscina

Francisco José Lara Pulido
F. J. Lara Pulido, M. Martínez Vázquez, S. Franco Jiménez

COT
HOSPITAL COMARCAL INFANTA ELENA. Huelva (HUELVA)

Supervisión

J. Gómez Vázquez

Jefe de Servicio

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 60 años de edad que acudió a Urgencias por presentar dolor súbito en ambas rodillas e imposibilidad para la extensión activa al saltar desde el borde de la piscina. Entre sus antecedentes personales destacan diabetes mellitus de tipo 2 y dislipidemia. Refería que, al intentar saltar al agua desde el borde de la piscina, con impulso de ambas rodillas, sintió un dolor súbito y un chasquido en ambas rodillas sin traumatismo directo.

Examen Físico

Al examen físico, se encontró un edema en el muslo, con dolor y limitación a la movilidad de los muslos y de las rodillas, sin datos de equimosis o síndrome compartimental, con dolor a la palpación en la superficie anterior del muslo distal bilateral.

El paciente fue ingresado en planta de Traumatología con el diagnóstico de sospecha de rotura total de tendón de cuadríceps bilateral.

Pruebas Complementarias

• Rx de ambas rodillas en proyección anteroposterior y lateral (realizadas en Urgencias): alteración lateral de la altura rotuliana en la rodilla derecha (índice Insall Salvati 1,08) y en la izquierda (1,06).

• Estudio ecográfico de ambas rodillas: líquido a nivel posterior de los rectos anteriores y superior a la patela, en relación con hematoma. En la rodilla derecha no se visualiza el tendón del recto por rotura completa y retracción del mismo. En la rodilla izquierda se observa una rotura a la altura de la unión miotendinosa.

• RM: desgarro parcial o subtotal de ambos tendones cuadricipitales en la proximidad de la inserción rotuliana con edema en el aspecto distal de ambos cuádriceps.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de rotura bilateral de cuádriceps.

Tratamiento

El paciente fue intervenido quirúrgicamente con  sutura terminoterminal bilateral cuadricipital, previos desbridamiento y Friedrich de extremos tendinosos y perforaciones rotulianas transversas con posteriores cerclaje y Obenque, además de la reconstrucción de los alerones con la misma sutura irreabsorbible. 

A los 2 meses de la intervención, el paciente acudió a Urgencias por presentar enrojecimiento en la zona de la herida quirúrgica y supuración bilateral. Al reingreso, presentaba velocidad de sedimentación globular de 54 mm/h y proteína C reactiva de 2,24 mg/dl. Se practicó una ecografía de ambas rodillas, en la que se encuentra hiperecogenicidad y aumento del grosor cutáneo en relación con el edema, sin abscesos. Se realizó una RM, que evidenció una grave y extensa alteración de la intensidad de señal de ambos cuádriceps, generalizada y compatible con denervación o miositis, aunque sin evidencia de atrofia muscular. Se reintervino con EMO y nueva sutura con alambres. Se aisló Pseudomona aeruginosa, y el paciente fue tratado por infeccioso con efectividad hasta su curación definitiva.

Evolución

A los 5 meses, el paciente deambulaba sin bastones con balance articular de 0-80º en la rodilla derecha y de 0-70º en la izquierda.

Discusión

El tendón cuadricipital en condiciones normales es una de las estructuras tendinosas más resistentes del organismo, y su rotura es una patología de escasa incidencia. Las roturas espontáneas o como consecuencia de un mínimo traumatismo se relacionan con una serie de enfermedades sistémicas, como diabetes, insuficiencia renal, gota, arterioesclerosis y fibrosis, uremia, hiperparatiroidismo primario y secundario, obesidad, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, tuberculosis, sífilis, vasculitis con afectación renal y síndrome de Cushing (hipercorticismo).

Asimismo, se pueden desencadenar como consecuencia de microtraumatismos de repetición, infiltraciones locales con corticoides y tratamiento esteroideo prolongado1,2.

Desde el punto de vista clínico, se produce tras una contracción muscular con la rodilla en flexión, generalmente en relación con una caída o un traspiés. Inmediatamente, el paciente percibe un chasquido y siente un dolor repentino e intenso suprarrotuliano con incapacidad para la extensión activa de la pierna o para la carga de peso sobre ese miembro. A la exploración se aprecia una tumefación suprarrotuliana con dolor intenso a la presión sobre la región suprapatelar3. La reparación quirúrgica precoz (dentro de las primeras 48 h tras la lesión) produce buenos resultados en la mayoría de los pacientes. Tras la intervención se recomienda una inmovilización de 6 semanas y tratamiento rehabilitador4.

Bibliografía

1. Crespo E, Silvestre A, Gomar F. Roturas espontáneas del tendón cuadricipital. Rev Esp Cir Osteoart .1998; 33: 181-7.

2. Dhar S. Bilateral, simultaneous, spontaneous rupture of the quadriceps tendon. A report of 3 cases and a review of the literature. Injury. 1988; 19: 7-8.

3. Jiménez DJ. Rotura del tendón cuadríceps (caso clínico). Med General. 2001; 38: 829-32.

4. Zimmermann T, Kelm C, Heinrichs C, Herold G. Simultaneous bilateral rupture of the quadriceps tendon. Case report and review of the literature. Zentralbl Chir. 1993; 118: 368-71.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100344i_imag 1.JPG Fig. 1. Rx de rodilla derecha que muestra la patela alta.
C100344i_imag2.JPG Fig. 2. Imagen intraoperatoria de la rotura del tendón cuadricipital.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4