- Miscelánea -
(C100340)

Síndrome compartimental en el muslo derecho

gustavo giubi marrelli
R. Sanchis Amat, B. Novoa Sierra, J. Villodre Jiménez

Cirugia Ortopedica y Traumatologia
CONSORCIO HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA . Valencia (VALENCIA)

Supervisión

V. . Zarzuela Sanchez

Medico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 23 años de edad, sin antecedentes personales de interés, que acudió al Servicio de Urgencias tras sufrir un traumatismo cerrado durante una actividad deportiva (fútbol) en el muslo derecho, de 48 h de evolución, con aumento progresivo del dolor del mismo que llegaba a impedir su movimiento. Refería una ligera parestesia distal y no presentaba fiebre. 

Examen Físico

A la exploración, el muslo derecho estaba aumentado de volumen, tenso y brillante con respecto al lado opuesto, y con un aumento de temperatura. Era muy doloroso a la palpación, de consistencia pétrea (fig. 1). El dolor impedía los movimientos activos y pasivos de la rodilla. La movilidad del tobillo y del pie estaban conservados. Se evidenció una ligera disminución de los pulsos distales con respecto al contralateral; asimismo, se objetivaron parestesias en la pierna y el pie derecho. 

Pruebas Complementarias

• Hemograma: ligera disminución en el recuento hematimétrico.
• Función renal: conservada.
• Rx de muslo derecho: sin hallazgos patológicos agudos.
• Ecografía de muslo derecho: área de desestructuración de las fibras musculares del vasto externo, hematoma que se extiende hasta 10 cm en el mismo, y pequeña cantidad de líquido en el interior de dichas fibras y en la región articular externa. 

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de síndrome compartimental del muslo derecho. 

Tratamiento

Ante la sospecha clínica y ecográfica de un síndrome compartimental y el inminente sufrimiento muscular, nervioso y vascular, se decidió intervenir quirúrgicamente al paciente de forma urgente. La cirugía se llevó a cabo bajo anestesia locorregional epidural.

En un primer tiempo, se realizó una incisión lateral y una fasciotomía compartimento anterior, y se comprobó el aumento de presión del compartimento por herniación muscular tras la incisión, así como la viabilidad muscular mediante estimulación local. Posteriormente, en un segundo tiempo, se procedió al cierre de la herida quirúrgica (fig. 2).

Evolución

La evolución del paciente fue buena, con desaparición del dolor. Inició la deambulación y la carga de forma progresiva. A los 4 días de la cirugía se procedió al alta domiciliaria.

En controles posteriores, se evidenció una importante atrofia muscular, por lo que se indicó al paciente iniciar tratamiento rehabilitador.

Tras 2 meses de rehabilitación, el paciente se encontraba completamente recuperado, por lo que pudo reanudar sus actividades diarias y deportivas habituales.
 

Discusión

El síndrome compartimental es una inusual pero grave situación que puede producirse tras un trauma musculoesquelético, con un incremento en la presión del compartimento osteofacial, que puede provocar isquemia1.

El mecanismo más común es la fractura cerrada de tibia, con una incidencia que varia entre el 3% y 17%2.

El trauma del cuádriceps es una lesión común relacionada con la práctica deportiva. El rango de gravedad varía desde una contusión simple a grave y raramente termina en un síndrome compartimental. Éste, debido a su baja incidencia, no es consideradoen ausencia de fractura.

El síndrome compartimental es una emergencia quirúrgica en la que el aumento de presión en un espacio delimitado compromete la circulación y la función del tejido en ese espacio3.

Entre los hallazgos que ayudan a establecer el diagnóstico con mayor certeza se encuentran el dolor intenso y desproporcionado con la situación clínica, que se agrava con la palpación, así como con el estiramiento pasivo y activo del músculo. La presencia de parestesias o anestesias es una indicación temprana de lesión nerviosa, secundaria a la isquemia del nervio, que, si es progresiva, da lugar a una parálisis muscular; es un signo tardío e irreversible de daño muscular y nervioso4.

El mayor dilema en la medición de la presión del compartimento es establecer la zona en la que está indicada la fasciotomía. Existe una considerable variación individual en cuanto a la tolerancia a determinadas presiones5.

Bibliografía

1. Tscherne H, Gotzen L, editores. Fractures with soft tissue injuries.
Nueva York: Springer-Verlag; 1984.

2. McQueen MM, Court-Brown CM. Compartment monitoring in
tibial fractures: The pressure threshold for decompression. J Bone Joint Surg. 1996; 78B: 99-104.

3. Elliott KGB, Johnstone AJ. Diagnosing acute compartment
syndrome. J Bone Joint Surg Br. 2003; 85: 625-32.

4.Mubarak SJ, Owen CA. Double-incision fasciotomy of the leg for
decompression in compartment syndromes. J Bone Joint Surg Am. 1977; 59: 184-7.

5. Mubarak SJ, Owen CA, Hargens AR, Garetto LP, Akeson WH.
Acute compartment syndromes: diagnosis and treatment with the aid
of the wick catheter. J Bone Joint Surg Am. 1978; 60: 1091-5.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100340i_gustavo01.jpg Figura 1. Caras anterior (A) y anterointerna (B) del muslo derecho. Se aprecia que el muslo está tenso y con brillo debido al aumento de la presión en los compartimentos del mismo.
C100340i_gustavo02.jpg Figura 2. A Fasciotomía del compartimento anterior. B. Cierre parcial de la herida quirúrgica.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de casos clínicos de residentes en cirugía ortopédica y traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4