- Rodilla -
(C100315)

Artroplastia en artritis postraumática

Alejandro García Londoño
B. Antón Capitán, M. Malillos Torán

Traumatología y cirugía ortopédica.
HOSPITAL SAN PEDRO. Logroño (LA RIOJA)

Supervisión

M. Malillos Torán

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Mujer de 61 años de edad, natural de Guinea Ecuatorial, que acudió a consulta por presentar gonalgia derecha de 1 año de evolución tras sufrir un traumatismo de alta energía en su país de origen, que fue tratada de manera ortopédica (férula inguinopédica). No presentaba antecedentes personales relevantes. 

Examen Físico

A la exploración, se evidenciaron incapacidad para la deambulación, genu varo, derrame articular importante, rango de movilidad 5/90º pasivo, dolor mecánico del compartimento interno e inestabilidad en varo/valgo. No existían cicatrices previas en la rodilla derecha. El estado circulatorio era bueno. 

Pruebas Complementarias

• Rx simple anteroposterior de rodillas en carga: pérdida ósea de aproximadamente el 50% de la meseta tibial interna, así como afectación de la región lateral del cóndilo femoral interno (fig. 1).

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de artritis postraumática de la rodilla derecha con desviación en varo, inestabilidad y pérdida ósea de la región femorotibial interna. 

Tratamiento

Teniendo en cuenta la edad de la paciente y el estado de su rodilla, se planteó realizar una artroplastia total de rodilla. Se planificó la necesidad de utilizar un bloque tibial medial con vástago; en cuanto al componente femoral, se decidiría intraoperatoriamente, en función de la graveded de la pérdida ósea (componente LPS o constreñido). Se realizó la exposición articular de la rodilla, y se pudo comprobar la afectación ósea distal y posterior de la vertiente lateral del cóndilo femoral medial. Este hecho obligó a tomar como referencia para la realización de la osteotomía femoral posterior el eje transepicondilar, en lugar de la línea condilar posterior. Previamente, para la realización de la osteotomía tibial proximal, tomamos como referencia el lado externo (sano).

Finalmente, se llevó a cabo una artroplastia total de rodilla implantando la prótesis Nex Gen (Zimmer®) con los siguientes componentes: componente tibial con bloque de 10 mm en interno, vástago tibial, componente femoral LPS y polietileno de 10 mm de espesor. Se comprobó la estabilidad en varo/valgo. 

Evolución

No se produjeron complicaciones intraoperatorias ni postoperatorias. La paciente recibió el alta hospitalaria a los 5 días de la intervención y comenzó con tratamiento rehabilitador.

Al año de la intervención, presentaba un leve dolor ocasional (escala visual analógica [EVA] prequirúrgica 10; EVA posquirúrgica 2) y un rango de movilidad de 0/115º.

Atendiendo al baremo de puntuación del Knee Society Scoring System (KSSS), el resultado de la artroplastia ha sido muy positivo, ya que la paciente camina sin ayudas técnicas (muletas o bastones), presenta un dolor leve y tiene un arco de movimiento de más de 100º. En la telerradiometría de los miembros inferiores se observa un normoeje (fig. 2). 

Discusión

A pesar del gran número de referencias a la artroplastia total de rodilla, existen escasas publicaciones en relación con artrosis postraumática1.

En nuestro caso, se optó por la sustitución protésica debido a la edad de la paciente y al deterioro articular que presentaba2.

Es necesario insistir en la importancia del tratamiento inicial de las fracturas3-5. Si en el momento agudo de la fractura se hubiera tratado a la paciente de un modo correcto, posiblemente no hubiese requerido la artroplastia total de rodilla.

Se trata de cirugías complejas que intraoperatoriamente pueden requerir modificaciones tanto en la técnica quirúrgica como en el instrumental empleado3,5.

La artroplastia en fracturas busca los mismos objetivos que cualquier artroplastia: articulación indolora con normalización del eje mecánico y correcta fijación de los componentes implantados5.

Los resultados funcionales de las prótesis de rodilla en artritis postraumáticas son comparables a las revisiones de artroplastias3,5. Los resultados son más inciertos que en artroplastias primarias por gonartrosis2.

Como conclusiones, destacamos que debe hacerse una planificación más cuidadosa que para la artroplastia primaria de rodilla rutinaria, que es importante poder disponer de diferentes instrumentales en quirófano para prevenir complicaciones intraoperatorias, y que el cirujano y el paciente deben tener en cuenta que existe un mayor número de complicaciones y de mayor gravedad que en la artroplastias sin artritis postraumática.

Bibliografía

1. Nau T, Pflegerl E, Erhart J, Vecsei V. Primary total knee arthroplasty for periarticular fractures. J Arthroplasty. 2003; 18: 968-71.

2. Tomlinson MP, Dingwall IM, Philips H. Total Knee Arthroplasty in the Management of Proximal Tibial Stress Fractures. J Arthroplasty. 1995; 10: 707-13.

3. Weiss NG, Parvizi J, Trousdale RT, Bryce RD, Lewallen DG. Total knee arthroplasty in patients with a prior fracture of the tibial plateau. J Bone Joint Surg Am. 2003; 85-A: 218-21.

4. Sawant MR, Bendall SP, Kavanagh TG, Citron ND. Nonunion of tibial stress fractures in patients with deformed arthritic knees. Treatment using modular total knee arthroplasty. J Bone Joint Surg Br. 1999; 81: 663-6.

5. Weiss NG, Parvizi J, Trousdale RT, Bryce RD, Lewallen DG. Total knee arthroplasty in Post-Traumatic Arthrosis of the Knee. J Arthroplasty. 2003; 18: 23-6.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100315i_Figura 1.png Fig. 1. Rx simple anteroposterior de rodillas en carga.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4