- Hombro y codo -
(C100313)

Fractura de extremidad proximal de húmero asociada a fractura de acromion

Raquel Ríos Marín
J. J. Domínguez Amador, B. Sotelo Sevillano, S. Sánchez de las Matas Pena

Cirugía Ortopédica y Traumatología
HOSPITAL PUERTA DEL MAR. Cádiz (CÁDIZ)

Supervisión

J. M. Vilches Fernández

Facultativo Especialista de Área

Historia clínica

Anamnesis

Mujer de 55 años de edad, con antecedentes personales de bronquitis asmática, síndrome de apnea obstructiva del sueño, osteopenia, fibromialgia, gastropatía por antiinflamatorios no esteroideos e intervenida de herniorrafia inguinal derecha y cataratas bilateral, que sufrió una caída accidental con traumatismo en el hombro derecho. Como resultado se produjo una fractura subcapital de húmero derecho que inicialmente fue tratada de forma conservadora.

Examen Físico

A la exploración, se observaron un hematoma, tumefacción, dolor e impotencia funcional en el miembro superior derecho. No existían signos de afectación neurovascular distal.

Pruebas Complementarias

· Rx anteroposterior y transtorácica de hombro: fractura trifragmentaria.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de fractura trifragmentaria desplazada de la extremidad proximal de húmero derecho. 

Tratamiento

Inicialmente fue tratada de forma conservadora, mediante inmovilización con cabestrillo. Diez días después, en una Rx de control se detectó el desplazamiento secundario de la fractura, por lo que se planteó intervenir quirúrgicamente. Antes de la cirugía, se realizó una TC de hombro, que informó de una fractura trifragmentaria desplazada de extremidad proximal de húmero derecho. Se intervino 2 semanas después de la caída, procediéndose mediante abordaje deltopectoral a la reducción de la fractura y a la osteosíntesis con placa Periloc de 3,5 mm; asimismo, se colocaron cuatro tornillos bloqueados a placa y tres tornillos corticales distales.

Evolución

La evolución posquirúrgica fue satisfactoria inicialmente; en la Rx realizada en la revisión en consultas externas se evidenció un fragmento óseo en el espacio subacromial, que parecía corresponder a un fragmento de troquíter, por lo que se decidió reintervenir (fig. 1).

Se realiza una nueva cirugía 4 semanas después de la primera. Se abordó por la incisión previa, y se localizó el fragmento óseo en el espacio subacromial, que correspondía a la porción anterolateral del acromion. Se sintetizó mediante dos tornillos canulados ASNIS de 4 mm (fig. 2).

Tras el alta hospitalaria, se indicaron, primero, la realización de ejercicios pendulares y, posteriormente, tratamiento rehabilitador.

Actualmente, tras 4 meses de evolución, la paciente no presenta dolor y tiene un balance articular activo de 40º de antepulsión y 40º de abducción, y a la rotación interna alcanza la región lumbar. De forma pasiva, alcanza antepulsión y abducción de 100º, y llega a la región dorsal en la rotación interna.

Discusión

Las fracturas del acromion son una entidad rara, representando el 9% de las fracturas de la escápula. Se producen tras traumatismos directos o indirectos por desplazamiento craneal de la cabeza humeral; en estas circunstancias, es más frecuente encontrar una lesión del complejo acromioclavicular. Normalmente, se trata de una fractura mínimamente desplazada, que incluso puede pasar desapercibida, con una línea de fractura lateral a la articulación acromioclavicular. Se asocian a múltiples complicaciones, como seudoartrosis, lesiones nerviosas y del manguito rotador, y luxaciones acromioclavicular y glenohumeral.

Según el sistema de clasificación propuesto por Kuhn, se dividen en tres grupos:

· Tipo 1. Mínimamente desplazadas:
- Tipo A: avulsivas sin trauma directo.
- Tipo B: asociadas con trauma directo.

· Tipo 2. Desplazadas, en sentido superior, anterior o lateral, y sin disminución del espacio subacromial.

· Tipo 3. Desplazadas, en sentido inferior o con ascenso del cuello de la glena. El espacio subacromial se encuentra disminuido.

El tratamiento quirúrgico está indicado en las fracturas de tipo 3, como es nuestro caso, en el que realizamos nueva cirugía para evitar el compromiso en el espacio subacromial con posible desarrollo de una tendinopatía del manguito rotador o una limitación del balance articular, así como otras posibles complicaciones de este tipo de fracturas, como la seudoartrosis.
 

Bibliografía

1. Espinoza J, Morán M, Olavarría F. Fractura aislada del ángulo posterolateral del acromion. Rev Chil Ortop Traumatol. 2008; 49(2): 94-6.

2. Rockwood JC Jr, Green DP, Bucholz RW, editores. Rockwood and Green´s. Fractures in adults. 6.ª ed. Filadelfia: Lippincott Williams &Wilkins; 2006.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100313i_Dibujo1.jpg Fig. 1. Rx prequirúrgica (izquierda) y posquirúrgica (derecha) de la primera intervención.
C100313i_dibujo2.jpg Fig. 2. Rx posquirúrgica de la segunda intervención.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4