- Ortopedia infantil -
(C100306)

Quiste óseo aneurismático recurrente en metáfisis humeral proximal

Ismael Menéndez Quintanilla
A. M. Royo Naranjo, L. Doncel Alcaide, A. Aragón Outón

Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
Hospital Regional Universitario Carlos Haya. Málaga (Málaga)

Supervisión

E. Díaz Gálvez

Médico Adjunto. Coordinadora Hospital Infantil

Historia clínica

Anamnesis

Paciente varón, de cuatro años de edad, que consulta por presentar dolor en el brazo izquierdo, que no cede con analgesia, de más de un mes de evolución.

Examen Físico

Presenta movilidad normal de la extremidad superior izquierda en el hombro, el codo y la muñeca. No dolor a la palpación.

Pruebas Complementarias

- Radiografía anteroposterior de húmero proximal: lesión quística metafisaria proximal en el húmero, que insufla cortical.

- Tomografía computarizada: lesión lítica expansiva polilobulada, de localización central en la metáfisis proximal del húmero izquierdo con adelgazamiento cortical, tamaño aproximado de 41 x 18 x 21 mm1.

Diagnóstico

En funcion de las pruebas de imagen se realiza el diagnóstico de presunción de quiste óseo aneurismático.

Tratamiento

En un primer tiempo se realiza punción biopsia de la lesion y relleno de la cavidad con hidroxiapatita carbonatada (Fig 1 A). En la biopsia no se observan células neoplásicas.

Evolución

Tras tres meses de evolución se observa reabsorción de hidroxiapatita carbonatada y se decide realizar inyección intraquística de metilprednisolona acetato.

Tres meses después, el paciente, sufre tras un mínimo esfuerzo, fractura patológica metafisaria de húmero con trazo trasversal que se trata de forma ortopédica (Fig 1B).

Un año tras la primera intervención se confirma la progresión radiológica de la lesión; por lo que se realiza resonancia nuclear magnética1, apreciando lesión lítica expansiva central en la metáfisis proximal humeral con extensión al tercio medio diafisario con adelgazamiento y abombamiento de todo el diámetro cortical.  Tamaño aproximado de 8 x 2 x 2 cm. Señal quística con tabiques y septos en el interior. Mantenemos la sospecha diagnóstica de quiste óseo aneurismático.

Se decide realizar embolización arterial selectiva de la lesión por el Servicio de Radiología Vascular (Figura 2A).

A los dos años de la primera intervención se observa nueva progresion radioloógica de la lesión, por lo que se decide realizar curetaje con toma de biopsia a cielo abierto y relleno de la cavidad mediante hueso homólogo de banco2. La biopsia se informa como quiste óseo aneurismático, por lo que obtenemos el diagnóstico de certeza3.

Actualmente el paciente se encuentra asintomático y en el último control radiológico se observa osteointegración del injerto con relleno completo de la lesión (Figura 2B).

Discusión

El quiste óseo aneurismático es una lesión histológicamente benigna que puede presentar comportamiento agresivo a nivel local. Representa el 1% de todos los tumores óseos, con una edad de presentación predominante entre 10 y 30 años2.

En el diagnóstico son útiles las radiografías planares, la tomografía computarizada y la resonancia nuclear magnética,  pudiendo apreciar niveles de líquido dentro del quiste y la tabicación interna con característica de pompa de jabón.

Es imprescindible el diagnóstico anatomopatológico de la lesión; debemos realizar el diagnóstico diferencial con tumor de células gigantes, osteosarcoma y sarcoma telangiectásico, especialmente en lesiones rápidamente progresivas y con gran componente inflamatorio4.

En múltiples ocasiones la punción biopsia no es suficiente para realizar dicho diagnóstico2.

La hidroxiapatita carbonatada se emplea para relleno de la cavidad, puede inducir la fase de curación. No precisa curetaje.

Se ha demostrado que la inyección intralesional de metilprednisolona no es útil en el tratamiento del quiste óseo aneurismático 2.

La embolización arterial selectiva  puede considerarse en lesiones de difícil tratamiento por localización (columna, pelvis) o tamaño. Especialmente útil cuando no sea posible el uso de manguito de isquemia, como  tratamiento único o coadyuvante previo a la cirugía para disminuir el sangrado intraoperatorio2.

El curetaje con o sin injerto óseo continúa siendo el tratamiento de elección1.

Bibliografía

1. Cottalorda J, Bourelle S. Modern concepts of primary aneurysmal bone cyst. Arch Orthop Trauma Surg. 2007; 127: 105-14.

2. Cottalorda J, Bourelle S. Current treatments of primary aneurysmal bone cysts. J Pediatr Orthop B. 2006; 15: 155-67.

3. Cottalorda J, Kohler R, Chotel F, de Gauzy JS, Lefort G, Louahem D, Bourelle S, Diméglio A. Recurrence of aneurysmal bone cysts in young children: a multicentre study.  J Pediatr Orthop B. 2005; 14: 212-8.

4. Tomasik P, Spindel J, Miszczyk L, Chrobok A, Koczy B, Widuchowski J, Mrozek T, et al. Treatment and differential diagnosis of aneurysmal bone cyst based on our own experience. Ortop Traumatol Rehabil. 2009; 11: 467-75.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100306i_composicin2.jpg C. Recidiva tras la embolización. D. Curetaje y relleno, dos meses postoperatorio.
C100306i_composicion 1.jpg A. Relleno con hidroxiapatita carbonatada. B. Fractura patológica.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de casos clínicos de residentes en cirugía ortopédica y traumatología 2010
ISBN: 978-84-7989-621-8