- Pelvis y columna vertebral -
(C100271)

Cervicobraquialgia en un adolescente de origen desconocido

Natalia Medina León
J. P. García Paños, R. Rodríguez Martínez, M. López Antón

Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
Hospital Universitario Virgen Macarena. Sevilla (Sevilla)

Supervisión

C. Salcedo Cánovas

Facultativo Especialista de Área. Hospital Virgen de la Arrixaca (Murcia)

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 17 años que consulta por cervicobraquialgia y parestesias del miembro superior derecho de larga evolución que no cedían con AINE. El paciente no refería antecedentes personales ni familiares de interés.
Fue valorado en diferentes Servicios, sin obtener diagnóstico y persistiendo su sintomatología. Presentaba dolor, parestesias y disminución de la fuerza en el miembro superior derecho que interferían en la realización de sus actividades diarias. La sintomatología se agravaba durante la abducción de la extremidad.

Examen Físico

Paciente con buen estado general, complexión atlética y sin hallazgos de interés en la exploración física general. No dolor a la palpación ede las apófisis espinosas cervicales. Lateralizaciones y flexo-extensión del cuello dentro de la normalidad. Dolor y parestesias del miembro superior derecho, sin distribución metamérica, sin cambios de temperatura ni color y con ligera amioatrofia en relación con el miembro contralateral. Se realizaron una serie de pruebas objetivas:
- Prueba de compresión directa positiva, apareciendo síntomas de dolor y parestesias tras presión sobre el trayecto del plexo braquial.
- Prueba de Adson y compresión costoclavicular negativas.
- Prueba de Wright (hiperabducción y rotación externa) positiva. Los síntomas de dolor, debilidad y parestesias aumentaron muy evidentemente. El paciente no toleraba la hiperabducción del brazo.

Pruebas Complementarias

- Radiografía simple anteroposterior y lateral de la columna cervical, donde se observó la existencia de una megaapófisis en C7.

- Tomografía computarizada, que confirmó lo observado en la radiografía simple.

- Estudio electromiográfico: sin cambios significativos.

- La arteriografía fue muy concluyente, demostrando el origen vascular del síndrome del desfiladero toracobraquial. Se observó cómo con el brazo en abducción 45º, no existía alteración del flujo sanguíneo al brazo, pero en hiperabducción se producía un cese absoluto del flujo hacia el brazo (figs. 1 A y 1 B).

Diagnóstico

Síndrome del desfiladero torácico por megaapófisis transversa de C7.

Tratamiento

Se intervino quirúrgicamente, practicando un abordaje supraclavicular. Tras la incisión de la piel, la fascia superficial y el músculo platisma, se identificó la vena yugular externa. Se incidió la aponeurosis cervical media y se seccionó el músculo escaleno anterior, encontrándonos con la megaapófisis transversa de C7, que comprimía la arteria subclavia. Se realizó la exéresis de la apofisomegalia (figs. 2 A y 2 B).

Evolución

Tras la cirugía, el paciente evolucionó favorablemente, desapareciendo completamente la clínica y reincorporándose a sus actividades diarias sin ninguna limitación.

Discusión

El síndrome del desfiladero torácico es el conjunto de síntomas y signos que se produce por la compresión de las estructuras neurovasculares (plexo braquial, arteria y vena subclavia) en su paso desde el tórax y el cuello hacia la axila. La incidencia es relativamente baja: 0,3-0,7% de la población.

Existen tres espacios en los que se puede producir la compresión: triángulo interescalénico, espacio costoclavicular y espacio subpectoral menor. En nuestro caso, se produce en el primer espacio (delimitado por delante por el escaleno anterior, por detrás por el escaleno medio y en su base por la primera costilla) por megaapófisis transversa de C7.

Los síntomas suelen dividirse en neurógenos (90%), vasculares (10%) o una combinación. La clínica que presente el paciente se agravará con los movimientos del hombro, dependiendo de la causa de este síndrome. En nuestro caso, la abducción aumenta el cuadro, en cambio, cuando la etiología es costilla cervical o banda fibrosa sobre el plexo braquial, la abducción disminuye los síntomas.

En resumen, lo más importante para su diagnóstico es sospecharlo, ya que es una patología infrecuente y sólo se encuentra lo que se busca. El diagnóstico será fundamentalmente clínico y las pruebas complementarias lo confirmarán.

Su tratamiento, en la mayoría de los casos, es conservador (rehabilitación y farmacología). Cuando no responden, se opta por tratamiento quirúrgico, con unos resultados muy satisfactorios para el paciente.

Bibliografía

1. Allieu Y, Benichou M, Touchais S, Desbonnet P, Luissiez B. Les formes neurologiques du syndrome du hile du membre supèrieur: le role du scalène moyen. Ann Chir Main. 1991; 10: 308-12.

2. Allieu Y, Chammas M, Roux JL. Syndromes canalaires et des dèfilés (canal carpien exclu). Encycl. Méd. Chir. París: Elsevier. Appareil locomoteur, 15-005-A-10, 1997, 16p.

3. Monografías médico-quirúrgicas del aparato locomotor. Cervicobraquialgia. Secot. Barcelona: Masson; 2000.

4. Ross DB. New concepts or thoracic outlet syndrome which explain etiology, symptoms, diagnosis and treatment. Vasc Surg. 1979; 13: 313-21.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100271i_FOTOGRAFIA 1.jpg Fig. 1A. Arteriografía en hiperabducción con cese del flujo sanguíneo al brazo. 1B. Arteriografía en abducción 45º con flujo normal.
C100271i_FOTOGRAFIA 2 (2).jpg Fig. 2A. Imagen de la intervención quirúrgica donde se observa megaapófisis. 2B. Pieza de exéresis.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de casos clínicos de residentes en cirugía ortopédica y traumatología 2010
ISBN: 978-84-7989-621-8