- Pelvis y columna vertebral -
(C100212)

Artritis séptica. Articulación facetaria C1-C2 por Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) con bacteriemia: abceso epidural anterior. A propósito de un caso de afectación metastásica por bacteriemia de SARM

Edgar Palau Sanz
M. Casaccia Dastefano, M. Aguilar García, A. Fernández Bautista

Traumatología
H. UNIVERSITARI DE TRAUMATOLOGÍA DE LA VALL D`HEBRON. Barcelona (BARCELONA)

Supervisión

A. Matamalas Adrover

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 31 años de edad que consultó por presentar un cuadro febril asociado a cervicalgia de 2 semanas de evolución.

Entre sus antecedentes médicos, el paciente refería la presencia de un abceso en la narina derecha asociado a sensación distérmica en los 15 días previos a la visita.  

Examen Físico

A la exploración, el paciente estaba afebril. Se observó dolor a la mobilización cervical. No existía déficit sensitivo ni motor de las extremidades. Se evidenció una discreta hiperreflexia sin presencia de colonos ni signo de Babinsky. 

Pruebas Complementarias

• Analítica: leucocitosis (16.000/dl)  con un 90,3% de neutrófilos; creatincinasa elevada (330).

• TC: colección epidural anterior en C1-C2 y trombosis de venas yugulares.

• RM (fig. 1, derecha): afectación articular en C1-C2, con extensión epidural anterior y posterior, y lesión nodular focal posterolateral izquierda del cordón a la altura de C2.

• Gammagrafía (fig. 1, izquierda): hipercaptación mitad derecha de C2.

• Hemocultivos: Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) comunitario.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de artritis séptica facetaria de C1-C2 por SARM con bacteriemia y abceso epidural anterior.

Tratamiento

Ingreso en la Unidad de Curas Intensivas, con inmovilización con collarín blando, aislamiento de contacto e inicio de tratamiento antibiótico con daptomicina por vía intravenosa. El estudio de troncos supraaórticos se completó mediante ecografía con Doppler y se diagnosticó de tromboflebitis séptica. Se instauró tratamiento antibiótico con heparinas de bajo peso molecular.

El estudio de infección por SARM se completó con una Rx de tórax (para descartar la presencia de neumonía necrotizante) y con un ecocardiograma (para descartar que exisitese afectación valvular), que resultaron normales.

Evolución

La evolución clínica y radiológica fue satisfactoria, con desaparición del cuadro febril y el paciente se mantuvo neurológicamente estable.

La RM de control evidenció una respuesta significativa (>50%), pero persistía la afectación difusa medular ósea de las mitades derechas de C1 y C2, con componente de partes blandas epidural anterior sin efecto sobre el cordón medular. La TC no evidenció la presencia de componente osteolítico.

Pasados 15 días se modificó el tratamiento antibiótico con trimetropin-sulfametoxazol y rifampicina por vía oral hasta completar 12 semanas e inmovilización con ortesis de tipo Minerva, que se mantendría durante 8 semanas.

A los 3 mesos de la lesión, el paciente estaba prácticamente asimtomático, pero persistía el dolor a la lateralización cervical derecha.

La nalítica de control revela una PCR de 0,6 mg/dl (normal). En la TC de control se aprecian cambios degenerativos a la altura de las articulaciones del cóndilo-C1 y C1-C2 derechas, con fusión parcial de las mismas.  

A los 6 meses, el paciente no refería dolor y se puede reincorporar a su vida laboral. Presenta una limitación de las rotaciones de 15º. Las Rx funcionales no revelan inestabilidades. La TC de control (fig. 2) muestra una articulación C1-C2 compatible con cambios sépticos. 

Discusión

La artritis séptica de las articulaciones facetarias cervicales asociada a un absceso epidural es una entidad poco frecuente, médicamente grave, que puede condicionar un déficit neurológico.

Es importante realizar una búsqueda de factores predisponentes y saber que la infección en la mayor parte de los casos se debe a una siembra hematógena.

El dolor es la manifestación más frecuente seguida de fiebre y de focalidad neurológica.

La RM es la prueba de elección en el diagnóstico de la artritis séptica facetaria y la más sensible para valorar la extensión y/o presencia de complicaciones secundarias como el absceso epidural o paraespinal.

Sin la familiaridad clínica, factores predisponentes, síntomas clínicos y pruebas de laboratorio y de imagen, es frecuente el retraso en el diagnóstico.

El tratamiento incluye la antibioterapia y valorar la necesidad de realizar un abordaje quirúrgico en caso de que exista focalidad neurológica.

Bibliografía

1. Muffolerro AJ, Nader R, Westmark RM, Nanta HJ, Garges KJ, Hadjipavlou AG. Hematogenous pyogenic facet joint infection of the subaxial cervical spine. A report of two cases and review of the literature. J Neurosurg. 2001; 95: 135-8.

2. Sasaki K, Nabeshima Y, Ozaki A, Mori H, Fujii H, Sumi M. Septic arthritis of the atlantoaxial joint: a case report. J Spinal Disord Tech. 2006; 19: 612-5.

3. Stecher JM, El-Khoury GY, Hitchon PW. Cervical facet joint septic arthritis: a case report. Iowa Orthop J. 2010; 30: 182-7.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100212i_1.png Fig. 1. Izquierda. Gamagrafia en la que se aprecia la hipercaptación de la mitad derecha de C2. Derecha. RM en la que se observa la afectación articular de C1-C2 con extensión epidural anterior y posterior.
C100212i_2.png Fig. 2. Izquierda. TC de control a los 6 meses de iniciar el tratamiento en la que se aprecia la mala definición articular derecha de C1-C2, compatible con una evolución de cambios sépticos. Derecha. Puente óseo marginal anteroposterior.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4