- Pelvis y columna vertebral -
(C100018)

Fractura-luxación L5-S1 tras caída desde parapente

Esteban García Prieto
M. Puerto Vázquez, I. Jiménez Pina, J. Ojeda Díaz

COT
HOSPITAL NUESTRA SEÑORA DEL PRADO (1). Talavera de la Reina (TOLEDO)

Supervisión

C. Vicario Espinosa

Facultativo Especialista de Área

Historia clínica

Anamnesis

Paciente de 32 años de edad, sin antecedentes personales de interés, que fue traído por el 112 al Servicio de Urgencias refiriendo un intenso dolor lumbar tras sufrir una caída desde cierta altura mientras practicaba parapente.

Examen Físico

A la exploración, el paciente estaba consciente, orientado, hipotenso y taquicárdico. El abdomen estaba blando, depresible y sin signos de defensa. Se evidenció un gran hematoma en la región lumbar. Refería dolor intenso a la palpación de las apófisis espinosas lumbares. Presentaba inestabilidad de pelvis a la compresión lateral. No se evidenciaron alteraciones neurológicas distales ni signos de cola de caballo.

Pruebas Complementarias

• Rx simples anteroposterior de pelvis y tórax, y lateral de columna cervical: diástasis de la sínfisis del pubis con luxación de la articulación sacroilíaca derecha; resto sin patología aguda.

Body-TC: fracturas de apófisis espinosas L1, L2 y L3 izquierdas, y L4 y L5 derechas; fractura-luxación L5-S1; luxación de la articulación sacroiliaca derecha; diástasis de la sínfisis del pubis de 14 mm (fig. 1).

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de luxación traumática lumbosacra, fractura de apófisis transversas L1, L2 y L3 izquierdas y L4 y L5 derechas, y fractura inestable de pelvis C1 en la clasificación de Tile.

Tratamiento

En quirófano de Urgencias, se procedió a la fijación externa de la pelvis, dado el estado de inestabilidad hemodinámica del paciente y fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos a la espera de iniciar un tratamiento definitivo.

A los 5 días, se procedió a la reducción abierta y fijación interna de la sínfisis del pubis con placa de reconstrucción, mediante abordaje Pfannenstiel y reducción abierta de luxación lumbosacra y sacroilíaca derecha e instrumentación pedicular L4-L5 y S1 más fijación iliaca. Técnicamente, la reducción de la disociación lumbosacra se consiguió mediante tornillos de espondilolistesis, y la compresión en la articulación sacroiliaca se realizó a través de barra conectora al tornillo iliaco.

Como hallazgo casual, destacamos la visualización de salida de líquido cefalorraquídeo, de forma espontánea, durante el abordaje de la región lumbar (fig. 2).

Evolución

En el postoperatorio inmediato, no se observaron déficits neurológicos distales. El paciente refirió dolor residual en la región sacroiliaca derecha, que mejoró con tratamiento analgésico. Se inició deambulación a los 4 días de la cirugía con ortesis lumbar y se le dió el alta a la semana de la intervención.

Actualmente, a los 2 meses de la intervención, la evolución ha sido favorable, con buena tolerancia a la deambulación.

Discusión

La luxación lumbosacra es una lesión poco frecuente, como refleja la literatura médica. Desde que Watson-Jones1, en 1940, describiese el primer caso, apenas se han publicado los casos de un centenar de pacientes con esta lesión2.

Se trata de una lesión de las tres columnas en la clasificación de Denis, caracterizada por una luxación o subluxación de las articulares L5-S1. Vialle3 clasificó esta lesión, según los hallazgos anatómicos, como: tipo 1, aquellas que presentan luxaciones puras de las articulares; tipo 2, de fractura-luxación de una sola articular, y tipo 3, fractura-luxación bilateral de las articulares.

En nuestro caso, se trata de un tipo 2, al observarse intraoperatoriamente una fractura-luxación unilateral de la articular L5-S1.

Se produce comúnmente por traumatismos de alta energía4, y los mecanismos más citados son accidentes de tráfico o una caída desde cierta altura, por lo que frecuentemente se asocian a otras lesiones. Las fracturas de múltiples apófisis transversas lumbares suelen asociarse hasta en el 90% de los casos, siendo un signo de alerta para esta lesión.  Asimismo, frecuentemente se acompaña de algún tipo de lesiones neurológicas, incluso de síndrome de cola de caballo5. En este caso, no se ha observado ningún tipo de déficit, pese a evidenciarse la salida espontánea de líquido cefalorraquídeo en la cirugía.

Destacamos que esta asociación con una fractura de pelvis C1 en la clasificación de Tile ha sido recogida en pocas ocasiones a lo largo de la literatura médica. 

Bibliografía

1. Watson Jones R. Fractures and Joint Injuries. 1.ª ed. Boston: Williams & Company; 1940. p. 641.

2. Schmid R, Reinhold M, Blauth M. Lumbosacral dislocation: a review of the literature and current aspects of management. Injury. 2010; 41: 321-8.

3. Vialle R, Charosky S, Rillardon L, Levassor N, Court C. Traumatic dislocation of the lumbosacral junction diagnosis, anatomical classification and surgical strategy. Injury. 2007; 38: 169-81.

4. Fabris D, Constantini S, Nena U, Lo Scalzo V. Traumatic L5-S1 spondylolisthesis: report of three cases and a review of the literature. Eur Spine J. 1999; 8: 290-5.

5. Murata Y, Lee M, Mimura M, Murata A, Shimizu S. Partial avulsion of the cauda equina associated with a lumbosacral fracture-dislocation. A case report. J Bone Joint Surg Am. 1999; 81: 1450-3.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100018c_Foto1.jpg Fig. 1. Rx preoperatoria.
C100018c_Foto2.jpg Fig. 2. Rx postoperatoria.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4