- Pelvis y columna vertebral -
(C100171)

Complicación infrecuente tras cirugía de estenosis de canal lumbar

Juan De Dios Navarrete Jimenez
O. Nieto Rodríguez

CIRUGIA ORTOPEDICA Y TRAUMATOLOGIA
HOSPITAL UNIVERSITARIO VIRGEN DE LAS NIEVES. Granada (GRANADA)

Supervisión

A. L. Pérez Abela

Facultativo Especialista de Área

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 74 años de edad que fue ingresado por presentar estenosis del canal medular lumbosacro de años de evolución rebelde a tratamiento conservador.

Presenta antecedentes personales de fibrilación auricular tratada con acenocumarol, ictus sin secuelas y alergias alimentarias. Es exfumador.

Examen Físico

Al ingreso, presentaba dolor paravertebral lumbosacro con parestesias inespecíficas en los miembros inferiores (MMII) y fuerza de 3/5. Los reflejos osteotendinosos (ROT) eran simétricos y estaban ligeramente hiperrefléxicos. No se evidenció afectación esfinteriana. Se observaron debilidad y claudicación neurógena con deambulación muy limitada. Usaba silla de ruedas. 

Pruebas Complementarias

• Rx simple lumbar: discartrosis con osteofitosis L1-S1 y escoliosis lumbar izquierda leve (fig. 1).

• RM lumbar: cambios crónicos con estenosis del canal de 8 mm en L1-L2 y de 10 mm en L3-L4, y estenosis foraminales derechas L4-S1 e izquierdas en L2-L4 (fig. 1). 

• EMG de MMII: normales.

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de estenosis del canal lumbar degenerativa. 

Tratamiento

Se procedió a realizar una artrodesis posterolateral con tornillos pediculares L1-S1 y una laminectomía de los segmentos estenóticos. 

Evolución

El postoperatorio fue satisfactorio, con fuerza de 4/5 en los MMII y ROT normales. El paciente comenzó a deambular con bastones al alta (a los 7 días de la intervención).

A los 15 días de ser dado de alta, el paciente consultó en Urgencias por presentar un cuadro de 5 días de debilidad, hipoestesia e hiporreflexia de MMII sin alteraciones esfinterianas, salvo estreñimiento, anorexia y vómitos.

La exploración reveló una situación similar al alta en los MMII, sin signos de infección local; se observaron astenia, distensión abdominal y una ampolla rectal con heces. El paciente estaba afebril.

Se realizaron Rx de tórax, abdomen y columna lumbar (fig. 2), en las que destaca una distensión de las asas intestinales.

En los estudios analíticos destacaban una proteína C reactiva (PCR) de 10,7 mg/dl y cociente internacional normalizado (INR) de 2,2.

En la RM lumbar no se apreciaba compresión; ofrecía una imagen líquida sugerente de colección seroinflamatoria (fig. 2). 

Se descartó que existiera una complicación compresiva e infecciosa subsidiaria de reintervención y el paciente fue tratado de íleo paralítico en el área de observación. Fue dado de alta tras comprobar la mejoría para el control ambulatorio. 

Reingresó al cabo de 5 días por debilidad de MMII y miembros superiores simétrica, con hipoestesias, arreflexia, afonía, disfagia e infección respiratoria. Estaba afebril.

Las Rx simples de tórax, abdomen y lumbar, una RM craneocervical y lumbar, los estudios analíticos con inmunoglobulina (Ig) antigangliónica no ofrecieron hallazgos que justificaran el cuadro (PCR 5,9 mg/dl).

Junto con Neurología, fue diagnósticado de síndrome de Guillain-Barré según los criterios de Asbury y Cornblath1. Comenzó tratamiento sintomático y específico con perfusión intravenosa de Ig, sin respuesta y rápida progresión a tetraparesia grave y fracaso respiratorio. Fue exitus a las 48 h al desestimarse la ventilación mecánica. 

Discusión

El diagnóstico de estenosis del canal lumbar incluye la existencia de clínica (dolor lumbociático, debilidad de MMII, claudicación de la marcha, alteración de reflejos, disestesias, etc.) y la confirmación mediante imágenes de un canal lumbar estrecho (no es preciso que exista correlación en todos los casos entre la gravedad de los síntomas y la compresión objetivada). Su incidencia y prevalencia son desconocidas, pero es un problema sanitario creciente, por la mayor longevidad de la población, la mejora y la accesibilidad de las técnicas de imagen, así como la demanda creciente de soluciones, médicas o quirúrgicas, de pacientes con cada vez mayor actividad física a edades más avanzadas (deporte, laboral, etc.).

En cualquier caso, puede ser un proceso altamente incapacitante, y es la causa más común de cirugía de columna. Ésta puede ser un tratamiento resolutivo pero no exento de complicaciones, ya sean generales, infecciosas, mecánicas o neurológicas (las más infrecuentes, 0,1-0,2% y graves)2, como el desarrollo, en este caso, de un síndrome de Guillain-Barré, desencadenado tras una lesión quirúrgica; no siempre es fácil su orientación y correlación diagnóstica3-5

Bibliografía

1. Asbury AK, Cornblath DR. Assessment of current diagnostic criteria for Guillain- Barré syndrome. Ann Neurol. 1990; 27(Supl): S21-S24.

2. Carreon LY, Puno RM, Dimar JR, Glassman SD, Johnson JR. Perioperative complications of posterior lumbar decompression and arthrodesis in older adults. J Bone Joint Surg Am. 2003; 85: 2089-92.

3. Riebel GD, Heller JG, Hopkins LC. Guillain-Barré syndrome after an operation on the spine. A case report. J Bone Joint Surg Am. 1995; 77: 1565-7.

4. Stambough JL, Quinlan JG, Swanson JD. Guillain-Barré syndrome following spinal fusion for adult scoliosis. Spine (Phila Pa 1976). 1990; 15: 45-6.

 5. Arnason BG, Asbury AK. Idiopathic polyneuritis after surgery. Arch Neurol. 1968; 18: 500-7.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100171i_Captura de pantalla 2011-06-13 a las 23.08.24.png Fig. 1. A. Rx anteroposterior de columna lumbar. B. Corte sagital de RM de columna lumbar.
C100171i_Captura de pantalla 2011-06-13 a las 23.08.35.png Fig. 2. Imágenes posquirúrgicas. A. Rx anteroposterior de columna lumbar. B. Corte sagital de RM de columna lumbar.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4