- Cadera y muslo -
(C100110)

 Desartrodesis de cadera en mujer joven

Andrés Aguilar Ezquerra
Aldabas Soriano, Monge Vázquez, Badiola Vargas

Cirugía Ortopédica y Traumatología
HOSPITAL UNIVERSITARIO MIGUEL SERVET. Zaragoza (ZARAGOZA)

Supervisión

Panisello Sebastiá

Médico Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

 Mujer de 59 años de edad que presenta una artrodesis de cadera derecha como resultado de una artritis tuberculosa sufrida en la infancia. Acude a consulta por presentar un genu valgo ipsolateral doloroso que le dificulta la deambulación.

Examen Físico

 A la exploración, se observa que la paciente presenta una artrodesis de cadera derecha en 20º de flexión y 20º de aducción, con una dismetría de 2 cm. La rodilla ipsolateral presentaba un genu valgo que se había vuelto doloroso con inestabilidad en valgo. A la palpación, se aprecia que conserva una cierta contractilidad del glúteo medio.

Pruebas Complementarias

 • Rx: artrodesis con un tornillo trilaminar de Smith-Petersen, así como un tornillo cortical roto en la zona metafisodiafisaria del fémur y una pronunciada angulación en valgo de la rodilla, que es la que provocaba la clínica actual (fig. 1).

• EMG: contractilidad en las fibras del glúteo medio.

Diagnóstico

 Genu valgo doloroso secundario a artrodesis de cadera.

Tratamiento

 El primer paso para tratar el genu valgo consiste en una desartrodesis de la cadera ipsolateral para realinear el miembro1. Esto se consigue en un acto quirúrgico en el que se procede a la extracción del clavo de Smith-Petersen y del tornillo cortical roto mediante una ventana guiada por Rx. Posteriormente, se practica la osteotomía femoral in situ y se implanta una prótesis total de cadera, que consiste en un cotilo de metal trabecular con inserto constreñido de movilidad aumentada y un vástago cementado de longitud aumentada que puentea la ventana ósea que se había realizado para extraer el tornillo roto (fig. 2).

Evolución

 En el postoperatorio, la paciente inicia la marcha con dos bastones, que conservaría durante al menos 6-8 semanas, para luego pasar a la deambulación con un bastón de mano a largo plazo. 

Un aspecto crítico fue la rehabilitación postoperatoria, que se inició tan pronto como fue posible para potenciar la musculatura abductora y proceder a la rehabilitación de la marcha. 

Actualmente, la paciente deambula con una rodillera estabilizadora, a la espera de que se produzca la corrección del genu valgo con la artroplastia total de rodilla.

Discusión

La artrodesis de cadera sigue siendo una excelente alternativa de tratamiento en situaciones de trauma grave o infección en pacientes jóvenes y activos con alto riesgo de fallo de prótesis total de cadera; con ella se observan buenos resultados tras seguimientos de 8,5-10 años2. Sin embargo, a largo plazo presenta complicaciones3, como pueden ser dolor lumbar (57%), dolor en la rodilla ipsolateral (45%), laxitud de los ligamentosos colaterales de la rodilla ipsolateral (60%) y dolor de cadera contralateral (17%).
Existen algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de convertir una artrodesis de cadera en una artroplastia: hay que evitar en la medida de lo posible que se produzcan amplias exposiciones del acetábulo para no causar una mayor devascularización muscular; la osteotomía de cuello in situ no debe practicarse demasiado cerca del acetábulo para evitar fracturas o pérdida ósea, y hay que llevar a cabo una liberación secuencial de las partes blandas retraídas para poder realizar correcciones. Asimismo, la integridad y la fuerza de la musculatura abductora están comprometidas: se considera que la utilidad del EMG y de la biopsia muscular es discutible para realizar un pronóstico funcional, aunque muchos autores utilizan la alternativa de la palpación de la contracción muscular durante el examen físico.
En las series de resultados de desartrodesis, sólo se ha encontrado un 45% de resultados buenos o muy buenos, con una alta tasa de revisiones. El pronóstico empeora si la cirugía se lleva a cabo en personas mayores de 45 años o menores de 15 años, o si son de etiología postraumática. Los sujetos con una conversión de artrodesis a artroplastia presentan un arco de movilidad reducido, aunque también se ha objetivado una reducción del dolor de espalda y de la rodilla ipsolateral4. Con todo, estos pacientes tienen una mayor incidencia de complicaciones relacionadas con la cirugía, como paresia del nervio ciático poplíteo externo, infección, aflojamiento femoral u osificaciones heterotópicas, que pueden ser causa de una tasa de fallos de hasta el 33% a los 10 años5

Bibliografía

1. Rittmeister M, Starker M, Zichner L. Hip and knee replacement after long-standing hip arthrodesis. Clin Orthop Relat Res. 2000; 371: 136.
2. Roberts CS, Fetto JF. Functional outcome of hip fusion in the young patient: follow-up study of 10 patients. J Arthroplasty. 1990; 5: 89.
3. Barhardt T, Stiehl JB. Hip fusion in young adults. Orthopedics. 1996; 19: 303.
4. Kilgus DJ, Amstutz HC, Wolgin MA, Dorey FJ. Joint replacement for ankylosed hips. J Bone Joint Surg Am. 1990; 72: 45-54.
5. Strathy GM, Fitzgerald RH Jr. Total hip arthroplasty in the akylosed hip. A ten-year follow-up. J Bone Joint Surg Am. 1988; 70: 963-6. 

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100110i_1.JPG Fig. 1. Rx preoperatorias.
C100110i_2.JPG Fig. 2. Resultado tras la proteización de la cadera.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título:
ISBN: