- Miscelánea -
(C100108)

Gonalgia de larga evolución en paciente joven
 

Francisco Miguel Navarro Gonzálvez
A. J. Serrano Munuera, B. Pérez Muela, L. Izquierdo Plazas

COT
HOSPITAL DE LA AGENCIA VALENCIANA DE SALUD VEGA BAJA. Orihuela (ALICANTE)

Supervisión

S. Arlandis Villarroya

Adjunto

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 14 años de edad sin antecedentes personales de interés, que fue remitido a nuestra consulta desde Atención Primaria por dolor de rodilla de 2 años de evolución de curso intermitente. El paciente identificaba el inicio de los síntomas con un traumatismo que sufrió jugando al fútbol.

Examen Físico

La rodilla no presentaba signos de inflamación ni edema. Tenía un rango de movilidad completo. Era estable, el test de Lachman, los cajones anterior y posterior, y el test de estrés varo-valgo fueron negativos. Presentaba dolor a la palpación en la interlinea articular y sobre la tibia proximal, en la cara posterior y medial, sin que se palpara ninguna tumoración. Las maniobras meniscales eran dudosas para el menisco interno. La exploración neurovascular distal de la pierna afecta estaba conservada.

Pruebas Complementarias

• RX simples anteroposterior y lateral de rodilla: sin alteraciones.

•  RM de rodilla: contusión ósea en el cóndilo interno y lesión en el cuerno posterior del menisco medial.

•  Artroscopia de rodilla exploratoria y de intención terapéutica: no se encuentraron lesiones intraarticulares.

El paciente siguió controles periódicos en consultas. Al cabo de 1 año seguía presentando idénticas clínica y exploración. Se decidió reevaluar el caso y se solicitó una nueva RM de rodilla (fig. 1). En ella se observó una lesión de morfología serpiginosa de baja intensidad de señal en T1 y T2, extraarticular en el hueco poplíteo. En ese momento, el hallazgo se orientó como una lesión de origen vascular, por lo que se decidió solicitar una arteriografía al Servicio de Radiología Intervencionista. En la misma se evidenció una lesión bien definida, tortuosa y de una intensa tinción que fue identificada como un nidus vascular dependiente de la arteria poplítea. 

Diagnóstico

Se estableció el diagnóstico definitivo de malformación arteriovenosa (fig. 2).

Tratamiento

El Servicio de Radiología Intervencionista trató la lesión mediante angiografía y realizó una escleroterapia de la malformación arteriovenosa asociada a embolización selectiva.

Evolución

El paciente fue seguido tanto por nosotros como por el Servicio de Radiología Intervencionista. Tras tratar la lesión mediante cuatro arteriografías, en el momento actual, 4 años después del comienzo del cuadro, el sujeto se encuentra asintomático. No refiere dolor y realiza las actividades de la vida diaria sin limitaciones. Mantiene un rango de movimiento completo. No presenta posibles secuelas, como dismetría de miembros inferiores1.

Discusión

Las malformaciones arteriovenosas son lesiones benignas, no tumorales, presentes desde el nacimiento2. Son lesiones vasculares de alto flujo y, a diferencia de los hemangiomas, no tienen un ciclo de crecimiento y posterior regresión espontánea, sino que su desarrollo es constante. Suelen hacerse sintomáticas en la adolescencia. Es frecuente que se asocie el comienzo de los síntomas a un traumatismo3.

Son difíciles de diagnosticar, aunque deberían ser consideradas como causa de dolor en los miembros inferiores, sobre todo alrededor de la rodilla en pacientes jóvenes. En otros estudios ha sido un error común el retraso en el diagnostico y el uso sin éxito de exploraciones invasivas como la artroscopia.

El diagnóstico puede darlo la RM, la cual revela característicamente la presencia de vasos con alto flujo que se muestran como zonas de morfología serpiginosa con ausencia de señal tanto en las secuencias en T1 como en T24.

La arteriografía es la técnica diagnóstica que mejor caracteriza la lesiones y, además, sirve para su tratamiento percutáneo.

El dolor, la limitación funcional, la dismetría o los hemartros de repetición son indicaciones de tratamiento5.

El tratamiento quirúrgico ha sido el abordaje estándar, pero las complicaciones funcionales y estéticas han aumentado las indicaciones del tratamiento percutáneo. Aún así las malformaciones arteriovenosas son difíciles de manejar y es frecuente la recidiva.

Bibliografía

1. Dubois J, Soulez G, Oliva VL, Berthiaume MJ, Lapierre C, Therasse E. Soft-tissue venous malformations in adult patients: imaging and therapeutic issues. Radiographics. 2001; 21: 1519-31.

2. Mulliken JB, Glowacki J. Hemangiomas and vascular malformations in infants and children: a classification based on endothelial characteristics. Plast Reconstr Surg. 1982; 69: 412-22.

3. Theruvil B, Kapoor V, Thalava R, Nag HL, Kotwal PP. Vascular malformations in muscles around the knee presenting as knee pain. Knee. 2004; 11: 155-8.

4. Konez O, Burrows PE. Magnetic resonance of vascular anomalies. Magn Reson Imaging Clin N Am. 2002; 10: 363-88.

5. Hyodoh H, Hori M, Akiba H, Tamakawa M, Hyodoh K, Hareyama M. Peripheral vascular malformations: imaging, treatment approaches, and therapeutic issues. Radiographics. 2005; 25: 159-71.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100108i_fig 1.jpg Figura 1. Cortes coronal (A) y sagital (B) de RM de rodilla en T2 en los que se observa una lesión serpiginosa hipointensa y extraarticular, posterior a la cápsula del compartimento medial.
C100108i_fig.2.jpg Figura 2. Dos imágenes de arteriografía en las que se observa una lesión bien definida, tortuosa y de una intensa tinción que es identificada como un nidus vascular dependiente de la arteria poplítea.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de casos clínicos de residentes en cirugía ortopédica y traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4