- Pelvis y columna vertebral -
(C100102)

Dolor lumbar urente con Rx atípica

GISELA CALBET MONTCUSÍ
A. Chiquillo Llaurado, J. Coloma Saiz, P. Maltés Fermandois

COT
HOSPITAL DE SANT JOAN DE REUS. Reus (TARRAGONA)

Supervisión

A. Ruiz Guillén

Jefe Clínico

Historia clínica

Anamnesis

Varón de 54 años de edad, sin alergias medicamentosas conocidas ni antecedentes patológicos de interés, fumador de 5-6 puros/semana, que refería dolor lumbar de 2 meses de evolución, el cual había ido empeorando hasta el punto de que el paciente no podía controlar el dolor de ninguna forma en el momento de la consulta. No refería antecedente traumático a nivel lumbar actual ni en el pasado.

Examen Físico

A la exploración, se observó dolor lumbar difuso, intenso, continuo y que empeoraba con la movilidad del tronco, sin irradiación a las extremidades inferiores. No presentaba déficits motores ni sensitivos en las extremidades. El examen neurovascular fue correcto. No se observaron lesiones cutáneas ni síndrome tóxico. El resto de la exploración no reveló alteraciones.

Pruebas Complementarias

• Rx simple: disminución de los espacios intervertebrales L2-L3, L3-L4 e imagen osteolítica a la altura de cuerpo vertebral de L3 con pérdida de volumen (fig. 1).

El paciente fue ingresado en el Servicio de Traumatología para estudio:

• TC lumbar: lesión lítica a la altura de L3 que afecta casi la totalidad del cuerpo vertebral de L3, con acuñamiento del platillo superior y abombamiento del muro anterior y posterior; extensión a partes blandas posteriores y al canal raquídeo y leve compromiso del saco dural. En el interior del cuerpo vertebral de L3 se observan septos y tabiques gruesos.

• Analítica sanguínea: bioquímica, ionograma, coagulación, funciones hepática y renal, marcadores tumorales, proteína C reactiva normales.

• TC toracoabdominal: lesión agresiva a L3 y lesiones focales hepáticas sugestivas de hemangiomas de distintos tamaño.

• Biopsia guiada por TC de L3: no resolutiva, debido al déficit de muestra.

• RM lumbar: lesión expansiva de L3, con señal hipointensa en T1 y heterogénea (fig. 2).

• Biopsia transpedicular de L3 con control escópico: población celular con atipia, compatible con infiltración por mieloma múltiple.

En este momento, el estudió fue ampliado por parte del Servicio de Oncología para determinar si nos encontrábamos ante un caso de plasmocitoma solitario o de un mieloma múltiple:

• Rx simple seriada (calota, pelvis, parrilla costal, húmeros y fémures): normal.

• RM cervicodorsal: sin alteraciones.

• Biopsia medula ósea tru-cut: panhioplasia marcada, sin evidencia de infiltración neoplásica.

• Proteína de Bences Jones en orina de 24 h: dentro de la normalidad; paraproteína en orina 427 mg/24 h (<1 g/24 h).

Diagnóstico

Se estableció diagnóstico de plasmocitoma óseo solitario.

Tratamiento

Se indicó la deambulación con corsé de Jewett y el uso de un bastón para conseguir un mayor confort. Con el diagnóstico de plasmocitoma óseo solitario, el tratamiento consiste en radioterapia con fines curativos, de forma ambulatoria y analgesia por vía oral.

Evolución

Actualmente, el paciente está libre de enfermedad y el dolor está controlado.

Discusión

El mieloma múltiple es el segundo cáncer hematológico en frecuencia tras el linfoma no hodgkiniano y forma parte de los tumores primarios malignos1. En aproximadamente el 5% de los pacientes la enfermedad se manifiesta como plasmocitoma solitario del hueso2, y es frecuente la ubicación en la columna vertebral3.

Los pacientes con plasmocitoma solitario suelen ser más jóvenes y hay un predominio del sexo masculino3.

La mayoría de los afectados tienen las inmunoglobulinas monoclonales no afectadas. Para la estadificación de la enfermedad, es útil la RM completa de la columna vertebral.

Si realmente la enfermedad permanece localizada, la supervivencia es a largo plazo y libre de enfermedad solamente aplicando la radioterapia como tratamiento (dosis total 40Gy, fraccionada con dosis de 2 Gy/día). En algunos casos puede ser necesaria la cirugía para descomprimir el canal y estabilizar, y también es útil la vertebroplastia percutánea o abierta.

Las imágenes de TC y RM nos obligan a realizar el diagnóstico diferencial con entidades como tumor de células gigantes, linfoma, plasmocitoma solitario frente a mieloma múltiple o posible lesión metastásica.

Bibliografía

1. Kyle RA, Rajkumar SV. Multiple myeloma. N Engl J Med. 2004. 351: 1860-73.

2. Donthineni R, Ofluoglu O. Oncología de la columna vertebral. Vol. 1. 1.ª ed. Barcelona: Elsevier/Masson; 2010. p. 21-36.

3. Rattican D, Kelly DL, Filler KA, Lyon DE. Back pain caused by a solitary plasmacytoma of bone. Clin J Oncol Nurs. 2010; 14: 149-52.

Tablas, imágenes o figuras:

Haga clic para ver los archivos
Acción Nombre archivo Pie de foto Visualizar
C100102i_Imagen3.png Fig. 1. Rx simple lumbar. Imagen osteolítica de L3.
C100102i_Imagen1.png Fig. 2. Cortes sagital y axial de RM lumbar en los que se aprecia la lesión agresiva y expansiva de L3.

Palabras Clave para Búsqueda (tag)

Datos libro publicado

Título: Visor web de Casos Clínicos de Residentes en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2011
ISBN: 978-84-7989-690-4